Por: Steven Oviedo, Cristian Brenes 2 abril, 2016

Sin mucho brillo, concentrado en cumplir y con un poco de sufrimiento. Así sacó el triunfo Saprissa este sábado ante Uruguay, por la mínima.

Sin embargo, en la S poco puede importar que no se luciera, si al final su gran botín fue asumir la cima momentáneamente, a expensas de lo que pase hoy entre la UCR y Herediano.

Los tibaseños lograron acumular por primera vez cuatro triunfos al hilo, justo en el momento en que el torneo más requiere de regularidad al estar a siete fechas del cierre y con una disputa abierta por el liderato.

Los morados supieron aprovechar sus oportunidades ante los uruguayos y aunque no fueron brillantes en la generación de fútbol ofensivo, rápidamente lograron poner al rival contra la pared, con un tanto tempranero del defensor Francisco Calvo.

Calvo demostró nuevamente que ir al ataque no le es extraño, tras definir de forma impecable en un mano a mano con el arquero Erick Sánchez, luego de robarle las espaldas a los zagueros locales con una descolgada por la banda izquierda y un pase filtrado de Diego Calvo.

La anotación desconcertó aún más a un conjunto charrúa que pasó de la frustración ante el error del árbitro Juan Gabriel Calderón, al no sancionar un claro penal sobre Luis Pérez en el minuto tres, al desconcierto de verse abajo en el marcador seis minutos después en el primer embate de los tibaseños.

La S se aprovechó de esto en la primera parte y apostó a los contragolpes con Mynor Escoe, el mejor hombre de Carlos Watson por su movilidad y desequilibrio. Incluso Escoe estuvo muy cerca de ampliar la ventaja en el 20', pero su remate se estrelló en el vertical izquierdo de Sánchez.

Los saprissistas no eran superiores, no obstante, cerraron la primera parte desfigurando la propuesta de Rónald González.

Para la segunda mitad González ajustó su engranaje e hizo salir a sus dirigidos del letargo en el que estaban.

Uruguay le quitó la pelota a Saprissa, se adueñó por completo de las acciones y los metió atrás, aislando a Escoe y anulando la conexión de los volantes con una presión alta para recuperar rápido.

La estrategia funcionó a medias, ya que si bien es cierto los lecheros generaron, tocaron una y otra vez la puerta de Jaime Penedo, carecieron de claridad en el último cuarto y volvieron a padecer de su principal mal en el certamen, la falta de definición. Son la tercera peor ofensiva del torneo con 16 goles en 17 jornadas.

Su incapacidad le permitió a los morados sacar un triunfo sufrido, pero que igual vale en la lucha por cerrar en lo más alto.

Sin mucho brillo, alejado de lucir y con un poco de sufrimiento, pero eficaz. Así sacó el triunfo a Saprissa ante Uruguay por la mínima.

Acá el minuto a minuto del juego:

Etiquetado como: