Por: Daniel Jiménez 14 mayo, 2016
Ricardo Montero dirigió el segundo juego de la final del torneo.
Ricardo Montero dirigió el segundo juego de la final del torneo.

El árbitro central Ricardo Montero libró una "buena participación" en el juego de vuelta de la final del Verano 2016, ganada por Herediano.

El analista arbitral Greivin Porras afirma que a Montero no le afectó en lo más mínimo la presión que le pusieron los dos equipos en los días previos al choque de este sábado.

En criterio de Porras, Montero mostró personalidad y consistencia en sus decisiones en su primera final como encargado de impartir justicia.

"Sacó una buena tarea en el partido, no le se puede reprochar alguna jugada que incidió en el resultado final del juego", manifestó Porras.

El exréferi calificó de "conciliador" a Montero, pues en las primeras acciones fuertes prefirió darle advertencia a algunos jugadores, pero luego mostró carácter al ver la insistencia de los protagonistas al juego brusco.

"Primero le habló a Kenner Gutiérrez y a Harold Cummings, como no le hicieron caso, les mostró la cartulina amarilla con mucha personalidad", acotó.

Eso sí, Porras señaló que en la acción de Yendrick Ruiz sobre Carlos Discua al cierre del primer tiempo ameritó amonestación.

Para Porras, Montero cerró una excelente participación en un torneo en el que no arrancó con buenas opiniones.

"Lo he visto muy bien, ha venido en ascenso. Inició con arbitrajes de regulares hacia abajo, pero fue en ascenso, máxime que este año ha tenido mucha participación a nivel internacional y todo eso se ve", acotó Porras.

Montero fue designado por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) para la Copa América Centenario. Además, está en la prelista para la Copa del Mundo Rusia 2018.