20 mayo, 2015

Odir Jacques supo recomponer el plan de juego en el segundo tiempo, sobre todo en su línea ofensiva, ya que sus tres atacantes no generaron peligro en la primera mitad.

De esta forma, le sacó una leve ventaja en el duelo táctico a Óscar Ramírez.

El siguiente es un análisis de ambos finalistas.

Los alajuelenses tuvieron circulación en el balón en la mitad, pero no fue complementada en el ataque.

Jonathan McDonald se vio muy aislado, mientras José Guillermo Ortiz tenía más movilidad, pero sin ideas para resolver cuando tenía la pelota.

Las distancias entre McDonald y Ortiz debieron ser más cortas, además Pablo Gabas o Luis Miguel Valle debían buscar asociarse con los artilleros para evitar ser presa fácil de los defensores rojiamarillos.

Defensivamente, los manudos mantuvieron a Herediano fuera de su área, pero mostraron debilidad en las alturas.

Por su parte, el equipo de Jacques intentó un juego de control de los tiempos del juego.

Esto se vio reflejado en la pareja de volantes centrales compuesta por Randall Azofeifa y Gabriel Gómez, quienes lograron cooperar de manera adecuada en cuanto a la posición en el centro del campo, también en la recuperación y distribución de balones.

Rooney Mora marca al manudo Jonathan McDonald. El florense intentó tapar la salida rojinegra por sector derecho. | RAFAEL PACHECO
Rooney Mora marca al manudo Jonathan McDonald. El florense intentó tapar la salida rojinegra por sector derecho. | RAFAEL PACHECO

Herediano intentó combinar y mantuvo la calma, a pesar de ir perdiendo 1 a 0. Se demostró que eran conscientes de que la serie es de 180 minutos.

El Team apostó en la primera parte por tres atacantes; sin embargo, se vieron muy aislados.

Para el complemento, con el ingreso de Cristhian Lagos, cambió a dos delanteros. De esta forma, ganó presión en el juego aéreo, punto en el que los manudos ya se habían visto débiles.