Es el primer triunfo de los limonenses en el Elbal Rodríguez contra los guapileños

Por: Gabriel Vargas B. 26 octubre, 2014

Guápiles. Muchas veces no hace falta someter al rival con posesión de balón, control del partido y mucho menos con dominio. Lo que mata a cualquier equipo es anotarle las opciones de gol que se generan. ¡Que lo diga Limón FC!

Ayer el equipo verdiblanco logró ganar 0-2 por primera vez un clásico del Caribe como visitante contra AD Santos.

Si se mira fríamente el marcador se podría deducir que los de la Tromba del Caribe fueron superiores. Pero no.

Una vez más los guapileños dominaron, controlaron y jugaron mucho mejor que su oponente, pero al final la historia fue la misma de los últimos juegos: derrota.

Y es que Limón FC solamente generó seis remates a marco, dos de ellos directos que terminaron en gol en momentos claves.

Cuando parecía que Santos crecía en el juego apareció el volante Richard Castañeda, al minuto 30, para poner el 0-1.

Los guapileños no bajaron los brazos y continuaron con su buen juego, pero fue cuando comenzó a aparecer la figura del arquero limonense Román Arrieta.

Primero le sacó un gol cantado a Ismael Fuentes, y posteriormente le ahogó la alegría al volante Carlos Hernández tras un tapadón espectacular en un tiro libre.

Ni siquiera el parón de 10 minutos que realizó el cuarteto arbitral por la intensa rayería mermó el ímpetu guapileño, pero ni Román Arrieta ni el cerco defensivo limonense aceptaron la remontada.

El delirio limonense llegó al minuto 90 con el segundo gol de Jossimar Pemberton (al que abrazan) y que sentenció un triunfo vital en el clásico caribeño contra AD Santos, en el estadio Ebal Rodríguez de Guápiles. | PABLO MONTIEL
El delirio limonense llegó al minuto 90 con el segundo gol de Jossimar Pemberton (al que abrazan) y que sentenció un triunfo vital en el clásico caribeño contra AD Santos, en el estadio Ebal Rodríguez de Guápiles. | PABLO MONTIEL

Por el contrario, ya en el epílogo del partido apareció el joven delantero Jossimar Pemberton, y con un ‘globito’ bañó al meta guapileño Adrián de Lemos para el 0-2 en el minuto 90.

Oxígeno. La alegría de los limonenses no fue para menos, no solo por ganar su primer clásico del Caribe como visitantes, sino porque respira poco a poco en la tabla de posiciones y comienza a escaparse por la lucha del no descenso.

Por su parte, Santos se estanca y ahora sí se ve lejana, prácticamente imposible una eventual clasificación a las semifinales.

Etiquetado como: