Los dos volantes trajeron la calma cuando Escazuceña empató el global

Por: Ferlin Fuentes 1 junio, 2015

Liberia. Las piernas y la cabeza de Kenneth Coco García y Wálter Chévez son las que marcan la ruta para que el Municipal Liberia esté a dos pasos de regresar a la Primera División.

El liderazgo de ambos volantes en el plantel fue fundamental para que los pamperos se llevaran el trofeo de campeón del Torneo de Clausura, en la Liga de Ascenso.

En la cancha son los titiriteros que manejan los hilos del equipo, ni más ni menos.

Antes del pitazo inicial las cartas estaban sobre la mesa, Juventud Escazuceña no hizo valer su casa en la ida (perdió 0-2) y tenía que llegar a proponer a la hirviente ciudad blanca.

Los brujos salieron impetuosos y envolvieron a un Liberia perdido, con un Chévez y un García que no lograban conectar con el sacrificado Sebastián Matus, víctima fácil de la esforzada defensa visitante.

La ventaja liberiana se evaporó en la primera media hora de juego. Yeremy Araya logró el 0-1 al 27’ tras una una asistencia del buen delantero Jean Scott, quien cuatro minutos más tarde puso las cosas 0-2, igualando el global y colocando un tapabocas a una gradería repleta de estupefactos liberianos.

Fernando Valverde, portero de Escazuceña, atrapa la pelota y conjura un ataque liberiano ayer en el Estadio Edgardo Baldotano, de Liberia, donde los pamperos ganaron el cetro del Clausura. | DIANA MÉNDEZ
Fernando Valverde, portero de Escazuceña, atrapa la pelota y conjura un ataque liberiano ayer en el Estadio Edgardo Baldotano, de Liberia, donde los pamperos ganaron el cetro del Clausura. | DIANA MÉNDEZ

El empate fue una bofetada doble, según García. Por ende, él y Chévez reunieron al equipo mientras la visita celebraba. Un llamado a tener la cabeza fría.

El descuento liberiano cayó al 39’, primera acción en la que los locales pudieron encontrar una salida rápida en seis pases, una diagonal larga de Matus para que Alex Martínez enviara el balón al fondo, pegado al palo derecho del arquero Valverde (1-2).

Tras el descanso entró a trabajar la vasta experiencia de García y Chévez. Ambos fueron los orquestadores de constantes contragolpes que minaron las piernas de una desgastada zaga escazuceña que lo había dado todo en la primera parte.

Cerca del final, las dolencias en Jonathan Alvarado y Fabián Montiel, defensores del cuadro josefino, eran evidentes, ambos estiraban sus piernas en señal de problemas musculares.

Además, las movidas del técnico Orlando de León fueron efectivas. Atrás buscó controlar la velocidad y el olfato de Scott, al colocarle un celador más de cerca; el goleador fue sacado de combate.

La igualada en el marcador y la estocada en el global llegó al 89’. Irvin Huertas sentenció una rápida ofensiva liberiana para definir con estilo, por arriba del arquero, y poner las cosas 2-2.

Después de ahí, el panorama en la cancha reflejaba que todo estaba definido. Los liberianos fueron algarabía pura y los escazuceños cayeron al piso en señal de decepción, el sueño del ascenso se les había esfumado.

Los liberianos están a un paso de regresar a la Primera División, la final ante el Puntarenas FC es de pesos pesados: dos excampeones de la Primera División se disputarán el regreso a la máxima categoría del fútbol tico.