El atacante es el líder del goleo con 12 perforaciones, pero el sufrimiento por la eliminación de Alajuelense le impide disfrutarlo

Por: Fanny Tayver Marín Hace 5 días
A Jonathan McDonald le duele en el alma la nueva eliminación de los rojinegros. Él ha sido el mejor hombre de la Liga en el Apertura 2017. Fotografía: Mayela López
A Jonathan McDonald le duele en el alma la nueva eliminación de los rojinegros. Él ha sido el mejor hombre de la Liga en el Apertura 2017. Fotografía: Mayela López

Jonathan McDonald sale a la cancha portando la cinta de capitán, observa hacia las gradas y se siente respaldado, el sábado ante Cartaginés.

Piensa que pese a los malos resultados, no solo de este semestre, sino de arrastrar cuatro años sin títulos, esa gente está ahí, diciendo presente, bajo una lluvia incómoda y que lo mínimo que él puede hacer es sudar la camisa rojinegra que empezó a querer desde que su papá, don Jasper McDonald, lo llevaba al estadio siendo un niño.

El delantero cuenta que antes de ser futbolista, primero fue aficionado de la Liga y que por eso, entiende mejor que nadie la molestia y la frustración de la gente.

“Tenemos una afición que en realidad es muy linda con nosotros, otra hasta nos quisiera quemar el estadio, en otros lugares, así que tenemos que ser conscientes de que nuestra gente va, trabaja, compra su boleto y lo mínimo que podemos hacer es devolverles eso con ganas, con la intención de ganar siempre los tres puntos como sea”, comentó McDonald.

Él es el jugador de Alajuelense más regular en este torneo, con 1.665 minutos jugados y también es el goleador del campeonato, con 12 conquistas.

Jonathan McDonald llegó a 12 goles el sábado pasado, tras hacerle un tanto a Cartaginés. Foto: Mayela López.
Jonathan McDonald llegó a 12 goles el sábado pasado, tras hacerle un tanto a Cartaginés. Foto: Mayela López.

Le anotó a Cartaginés y con su festejo sintió una liberación de estrés, aunque también celebró con muchas ganas los goles de Jean Carlo Agüero y Barlon Sequeira.

Pero la alegría no fue completa para el artillero y una vez más, la sonrisa se desdibujó de su rostro.

“Se sigue sumando en lo individual, pero en lo grupal no. Desearía que tanto lo grupal como lo individual fueran de la mano y que salieran las cosas bien, pero estoy tratando de hacer mi trabajo bien y hasta el momento puedo decir que lo voy haciendo bien”, apuntó.

¿Se irá Mac al extranjero?
"No sé, mi agente es el que maneja todos esos temas; yo trato como de desviar la atención, centrarme en lo deportivo. No sé si hay chance, cuando termine el torneo o más adelante vamos a ver. Obviamente me queda un año más de contrato con la Liga y vamos a ver qué es lo que viene y tendría que ser algo bueno para los tres como siempre lo he hecho", Jonathan McDonald.

Desazón. Días atrás, el artillero afirmó que siente vergüenza por esta situación que atraviesa Alajuelense y eso lo hace caer en cuenta de que “hay que seguir empujando el barco hasta la orilla para llegar todos hasta un buen puerto y cerrar dignamente”.

“Este es el segundo torneo en el que quedamos fuera de la cuadrangular y no puede ser posible, ya son cuatro años sin ganar nada y tenemos que ser conscientes tanto los que estamos acá, como los que llegarán, porque tenemos que hacerles ver eso desde el día uno, no esperar al cierre del torneo para hacerles ver que esta institución tiene que ganar títulos, encarrilarlos y enseñarles qué es Liga Deportiva Alajuelense”.

Sadier Camacho se barrió para quitarle la pelota a Jonathan McDonald, quien el sábado fue el capitán de la Liga. Foto: Mayela López
Sadier Camacho se barrió para quitarle la pelota a Jonathan McDonald, quien el sábado fue el capitán de la Liga. Foto: Mayela López

Al consultársele a McDonald si piensa que lo idóneo es que Alajuelense busque reforzarse con futbolistas que antes fueron parte del equipo, como Juan Gabriel Guzmán, respondió: “Es bueno que jugadores que estuvieron, que supieron lo que es ganar acá, que saben lo que es la presión al jugar acá y si saben valorar qué es Liga Deportiva Alajuelense, es bueno, mientras que vengan a aportar, pero eso es tema de la Junta Directiva y la Comisión Técnica, en eso me quiero meter”.

Insiste en que lo que urge es que el equipo repunte, que sea capaz de clasificar y que rompa la sequía.

Pura sangre. “Tengo sentimientos encontrados, estoy feliz por lo que pasa conmigo, pero a mí lo que me importa más es la institución, ningún jugador está por encima de Liga Deportiva Alajuelense, aquí lo primero es la institución y hay que ganar tres puntos como sea, que meta el gol yo o el otro, para mí es indiferente. A mí me pagan por hacer goles, es mi trabajo y no soy egoísta, no puedo alegrarme por mí y no sufrir por el momento que está pasando la institución”, insistió.

Dijo que ese gol que marcó es importante, pero que no logra explicar cómo es que después de que la Liga iba ganando 3-0, termina empatando 3-3, cuando en teoría parecía que los erizos ya tenían el triunfo asegurado, pero cree que tampoco se puede crucificar a nadie por eso.

De los tres goles brumosos, uno nació por un error de Orlando Galo y otro fue por Adonis Pineda.

En Alajuelense no encuentran palabras para explicar cómo es que después de ir ganando 3-0, Cartaginés les empata 3-3. Foto: Mayela López
En Alajuelense no encuentran palabras para explicar cómo es que después de ir ganando 3-0, Cartaginés les empata 3-3. Foto: Mayela López

“Todos en la vida hemos cometido algún error que nos ha costado un partido, un penal, un gol fallado, un autogol, perder una pelota en el medio campo y que termina en gol. No podemos echarle la culpa a Adonis, ni a Galo que quiere hacer una jugada de lujo en la esquina”.

“Tanto los que estamos aquí, como los que se fueron y los que están en la Selección hemos cometido errores en algún momento que nos han costado un partido, un gol, así que no les podemos achacar o tirar todos los problemas a ellos. Tienen que aceptar su error, su fallo, pero no los podemos matar, porque son jóvenes”.

Esa dura realidad de Alajuelense hace que el propio McDonald no viva a plenitud su momento, al llegar a 79 goles con la Liga y estar a un tanto de igualar el récord de goleo de Wílmer López.

Además, cuatro tantos lo separan de alcanzar los 100 goles en la Primera División.

Con la eliminación sentenciada a falta de dos fechas para que concluya la participación de Alajuelense en este torneo, los rojinegros se comprometen a cerrar bien, el sábado a las 2:30 p. m. visitando a la UCR en el Cuty Monge y el 22 de noviembre en el Morera Soto contra Limón.

Para los erizos, esos dos partidos no dejan de ser importantes, ya que necesitan pensar en la tabla acumulada si es que pretenden retornar pronto a la competencia internacional.

También se convierten en 180 minutos más para los jóvenes y para que el propio McDonald busque más goles, los dos puntos altos que evitan que el torneo de la Liga sea tan opaco.