En noviembre de 2015 sufrió una grave lesión ante México. Unos creían que no volvería, pero se recuperó en tiempo récord

Por: Fanny Tayver Marín Hace 6 días
Luis Fernando Garrido es el contención que se unirá a Alajuelense cuando Olimpia concluya el torneo hondureño.
Luis Fernando Garrido es el contención que se unirá a Alajuelense cuando Olimpia concluya el torneo hondureño.

Alajuelense encontró en el Olimpia de Honduras a dos de sus refuerzos.

El primero en atrapar la atención de los manudos fue el atacante Róger Rojas, tal y como lo reveló La Nación el pasado 27 de noviembre.

El otro catracho que se vestirá de rojinegro es el contención Luis Fernando Garrido, quien tiene 27 años.

Olimpia disputó este miércoles el juego de ida de la serie de repechaje contra UPN por un boleto a las semifinales y el encuentro finalizó 2-2.

Ahí, la prensa hondureña buscó a Garrido para consultarse sobre Alajuelense.

Como aún está en competencia, el volante se hizo el desentendido.

Sin embargo, el Dario Diez asegura que un emisario de la Liga estuvo en Honduras hace unos días y que en esa visita se llevó las firmas de Rojas y Garrido.

Sobre los manudos, el contención dijo: “Tienen un gran equipo, esperemos que se haga realidad, que sería magnífico para mí por todo lo que se ha pasado, veremos si podemos integrar al equipo. Me siento muy bien para ir a cualquier equipo, he trabajado mucho y me ha costado, con la ayuda de Dios estamos bien, donde sea que Dios me envíe para mí será bienvenido”.

La Liga será su retorno al extranjero, luego de la terrible lesión que sufrió el 17 de noviembre de 2015 en un partido de la eliminatoria mundialista entre Honduras y México.

Corría el minuto 38 y en una jugada de choque con el mexicano Javier Aquino, Garrido se rompió los cuatro ligamentos de la rodilla derecha y el pronóstico inicial era año y medio sin jugar.

“Lo de él es un caso especial, algunos vaticinaban que después de esa lesión no podría volver al fútbol y que no volvería a ser el mismo jugador de antes, pero se recuperó en tiempo récord, porque en agosto de 2016 apareció jugando y mete la pierna a como la metía antes”, apuntó Erlin Varela, periodista de El Heraldo, de Honduras.

A su criterio, Garrido era el mejor contención de su país antes de esa desafortunada acción en la que se lesionó.

“Aún no alcanza el nivel que tenía, si antes de la lesión estaba en su 100%, ahora está en el 85% de lo que puede dar. En reiteradas ocasiones ha dicho: ‘Si tengo que meter la pierna y quebrarme otra vez, me fracturo, no me da miedo’, pero a mí me da la sensación de que en lo mental es lo que le falta un poquito, no en lo físico”, citó.

Contó que después de su regreso al fútbol tras la lesión le ganó el puesto a varios compañeros en el Olimpia, pero que en los últimos partidos no jugó.

También tuvo un pasaje muy breve por el Motagua, el archirrival del Olimpia.

“Fue anecdótico, nunca se confirmó, pero al parecer no creían que se iba a recuperar y de repente lo vemos entrenando en Motagua y hasta fue a jugar un amistoso con ellos contra el River Plate en Estados Unidos, parecía que iba a jugar en el Motagua, en la pretemporada era titular y cuando Olimpia lo ve hace uso de la parte de legal porque tenía contrato y lo hacen volver. Fue toda una novela”, indicó.

Luis Garrido jugó en 2013 en el Estrella Roja de Belgrado y entre 2014 y 2015 estuvo en la MLS con el Dynamo de Houston.