Por: Steven Oviedo 3 mayo, 2016

Los futbolistas lo sintieron y la grada lo reflejaba: la “Casa de don Eladio” no empujó a su equipo a la victoria y tuvo pocas reacciones efusivas, como el gol de Pablo Salazar.

Herediano sacó un punto en el primer juego de la semifinal ante Belén, jugando como “visitante” en el Estadio Eladio Rosabal Cordero y, aunque parezca extraño o contradictorio, los florenses no se sintieron como en casa durante los 90 minutos.

Un estadio lleno en cerca del 80% de su capacidad y casi la totalidad de aficionados presentes en el reducto rojiamarillo apoyando a los dirigidos por Hernán Medford, fueron insuficientes para que los futbolistas del Team experimentaran esa sensación de ser locales.

“El estadio no era lo mismo. No estaba a lo mismo (de su capacidad) que cuando jugamos de casa; todos los partidos los hemos jugado a estadio lleno. Hoy (el domingo) faltó gente”, consideró el arquero Leonel Moreira,

Un clima frío, producto de la lluvia que azotó la Ciudad de las Flores todo el domingo, pudo haber alejado a la gente del estadio y haber creado una atmósfera muy diferente a la de una semifinal de torneo. A ello se le puede sumar la baja calidad del juego, algo que reconocieron los propios protagonistas del cotejo.

En las tiendas rojiamarillas, esperan un panorama muy distinto para este miércoles y la propia dirigencia tomó cartas en el asunto: ofrece entradas de sol a 2x1, pues solo se han vendido cerca del 40% de los boletos para la vuelta. “Esperamos que venga más afición. No sé si las entradas estaban muy caras y la gente se acostumbró a la entrada a ¢1.000. Ojalá que vengan más, porque sin la afición, no podemos ser campeones. Tengo varios años aquí y la afición ha sido muy importante en las ocasiones que hemos sido campeones, con el estadio repleto, apoyándonos al 100%”, comentó Yosimar Arias, volante creativo florense.