18 junio, 2015

Costa Rica cerró el Mundial con un balance muy positivo, ya que hizo tres partidos muy buenos, incluso se terminó en el tercer lugar del grupo, lo que habla de que el país cuenta con un buen nivel para competir en este tipo de justas mundialistas.

La Nacional tiene mucho talento individual con jugadoras como Dinnia Díaz, Katherine Alvarado, Raquel Rodríguez y Shirley Cruz, quienes fueron las figuras y los puntos más altos del combinado patrio en la Copa del Mundo.

Además, hay que destacar el trabajo táctico del equipo, ya que se notó que había una estrategia muy depurada por parte de Amelia Valverde, lo que permitió limitar por muchos lapsos a España, Corea del Sur y Brasil.

Cuando el equipo necesitó replegarse y cerrar espacios puso en aprietos a sus rivales, como pasó ante las brasileñas, en un juego en el que primero se defendió con mucho orden y al ir al ataque se hizo con inteligencia.

Este equipo tiene todas las posibilidades de llegar a otro mundial. El reto ahora es que el fútbol femenino logre mantener a estas jugadoras y que les den las condiciones económicas para que no deban buscar otras opciones.