Estrada reapareció luego de cinco meses para anotar el gol de la igualada

Por: Miguel Calderón S. 28 septiembre, 2015

A falta de definición de sus delanteros, a falta de un Ariel Rodríguez fino ante el marco, a falta de concretar las acciones elaboradas, apareció desde la banca, quizás, el menos pensado.

Diego Estrada hizo su ingreso al campo ayer en el minuto 59 y tan solo requirió de tres minutos más para darle al Saprissa la llave del gol que tanto se le negó en la primera parte.

El tanto del volante, en el 62´, un remate de izquierda cruzado, abrió el cerrojo pampero, que hasta ese momento parecía una muralla impenetrable para los atacantes saprissistas, que lo intentaron una, dos, tres y hasta cuatro veces.

El equipo de Douglas Sequeira rescató un punto de su pesada visita a Liberia; pesada por el sofocante calor a las 11 a. m., un clima que le quita intensidad a cualquier partido.

Aún así, Saprissa supo maniatar en la etapa inicial a un cuadro local que se valió de un regalo del referí Ricardo Montero para poner a sufrir a los morados, tras el penal inexistente señalado en contra de Adolfo Machado, quien se barrió a la bola, en una disputa en el área con Irving Huertas.

Pero Montero vio penal y ahí no perdonó Kenneth García, quien desde los once pasos venció a Danny Carvajal.

Antes del descanso, los liberianos también tuvieron la opción del 2-0 con Huertas, que remató desviado, libre de espacio y con el marco de frente.

En la segunda parte, llegaron los cambios. Saprissa apostó por ganar más presión en la mediacancha y sumar un delantero que acompañara a Ariel Rodríguez. Por eso, se dieron los ingresos de Ramírez, Estrada y Golobio, quien retornó a las canchas tras siete meses sin jugar.

Con la suma de estos hombres, dos de ellos criticados durante la semana por exlíderes del club, Saprissa encimó a Liberia, le presionó la salida y le quitó por completo la posibilidad de un contragolpe que lo dejara mal parado.

La anotación de Estrada sirvió para bajar presión y calmar ánimos en la oncena morada, algo desesperada ante la falta de contundencia. El mediocampista volvió a ser figura después de estar cinco meses inactivo, al menos en las formaciones.

Para ser precisos, no tenía minutos desde el 12 de abril anterior, cuando jugó un par en un clásico ante Alajuelense, en Tibás.

Lo bueno para Douglas y su plantel a lo mejor no fue ni el punto de visita en la pampa, sino recuperar figuras que pueden darle alternativas, como Estrada y Juan Bustos Golobio.

Con el marcador igualado, los liberianos, ya con notorio desgaste, cerraron líneas y apelaron a cuidar su punto ante la S.

Saprissa, por su parte, dio señales de mejora con su buen trato de pelota, aunque fabrica mucho y sigue padeciendo un viejo mal: la mala definición en ese último suspiro dentro del área.