Exglorias florenses afirman que en esa época se formó un equipo lleno de figuras

Por: Katherine Chaves R., Randall Corella V. 20 diciembre, 2013

Heredia. El Club Sport Herediano saltará este domingo a la gramilla del estadio Rosabal Cordero con la firme convicción de hacer historia.

El equipo florense esta a las puertas de conseguir un bicampeonato que le ha sido esquivo desde hace más de tres décadas.

La última vez que los rojiamarillos lograron hilar dos títulos seguidos fue en las temporadas de 1978 y 1979.

Secuencia del gol anotado por Marvin Obando en la final del torneo 1979, ante Cartaginés. Bernardino Chaves (1) sufrió la anotación. | ARCHIVO
Secuencia del gol anotado por Marvin Obando en la final del torneo 1979, ante Cartaginés. Bernardino Chaves (1) sufrió la anotación. | ARCHIVO

Dirigidos por el brasileño Odir Jacques (78) y el costarricense Marvin Rodríguez (79), Herediano no solo cortó la racha histórica de seis títulos seguido del Deportivo Saprissa, sino que le dio a la afición florense dos coronas consecutivas después de 17 años de sequía.

“Era un equipazo, un cuadro muy ofensivo, con jugadores de mucha categoría, siempre con la mentalidad de ir a frente. Era un equipo muy completo, muy competitivo”, recordó Jacques, que en la temporada del 78 fungió como jugador y director técnico a la vez.

Encabezada por Isaac Sasso, la directiva florense reunió a figuras como Yuba Paniagua, Róger Álvarez, Wálter Elizondo y Nilton Nóbres, con jóvenes valores que pelearan por el ansiado título.

“Sasso hizo casi un equipazo que logró el título del 78 y 79, perdió la final del 80, pero volvió a ganar el campeonato en 1981. German Chavarría y yo éramos jugadores muy jovencitos, en medio de figuras de mucho colmillo, incluso ahí fue donde me apodaron el Nene”, contó el el defensor Marvin Obando.

Hoy, el equipo florense es consciente de que están a un paso de entrar a la historia del club y aseguran que harán todo por lograr una gesta que pocos alcanzan.

Arriba, el equipo que ganó el título de 1978. Abajo, el florense Macho Montero y el arquero Didier Gutiérrez en la final ante Puntarenas. | ARCHIVO
Arriba, el equipo que ganó el título de 1978. Abajo, el florense Macho Montero y el arquero Didier Gutiérrez en la final ante Puntarenas. | ARCHIVO

“Uno cuando es niño sueña con ser futbolista, con ser campeón, pero también con trascender, con pasar a la historia; nosotros nos iremos en algún momento del club, pero esto que podemos conseguir será recordado siempre, el bicampeonato es nuestro mayor objetivo”, afirmó el asistente Alfredo Morales.

El tema no es ajeno al vestuario rojiamarillo, donde los futbolsitas han hecho de él una motivación extra para ganar la final.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

“Dentro del camerino siempre hablamos de hacer historia, ahora tenemos la oportunidad, estamos a tres días de ser bicampeones y vamos con la mentalidad de no dar un balón por perdido y lograr esta alegría que ansía la afición”, aseguró el ariete Leandro Barrios.