15 abril, 2013

Belén. Tres de los cuatro goles belemitas nacieron de su habilidosa pierna izquierda. Así, Allan Duarte no solo fue el mejor jugador de la tarde, sino también el as bajo la manga de los locales.

“Gracias a Dios, se nos dieron las cosas, pero no soy solo yo el que juega, sino por todos mis compañeros”, afirmó Duarte.

Es de baja estatura y su tono de voz lo muestra un poco tímido, pero las cualidades como jugador se desbordaron con facilidad ayer por toda la banda izquierda.

Duarte, de 24 años, tan solo ha disputado tres partidos como titular con Belén en esta campaña; en otros dos juegos ha sido variante, por lo que ayer quiso aprovechar la oportunidad al máximo.

“Darle gracias al profesor que me dio la confianza, trabajamos mucho en lo mental para este juego y por dicha todo nos funcionó”, agregó el hábil volante.

La promesa belemita hizo sus ligas menores en el Saprissa y además jugó seis meses con una universidad en El Salvador.

Etiquetado como: