Por: Cristian Brenes 10 mayo, 2015

Cuando la pelota besó la red, Cristhian Lagos se contuvo en el festejo, caminó hacia una esquina y bajó la cabeza.

Lagos bajó la cabeza para no festejar ante su exequipo. Hansen, Granados y Aguilar lo arroparon en la celebración. | JOHN DURÁN
Lagos bajó la cabeza para no festejar ante su exequipo. Hansen, Granados y Aguilar lo arroparon en la celebración. | JOHN DURÁN

El ariete tuvo razones de peso para no celebrar; el gol se lo marcó al equipo que le dio un nombre en el fútbol nacional, al frente estaban los hombres con los que meses atrás compartió vestuario y en el banquillo rival César Eduardo Méndez, a quien considera un padre.

“Sería una falta de respeto, porque el Santos es un equipo que me ha dado mucho”, confesó Lagos.

Sobre el gol, indicó que tiene un gran significado, porque no había tenido regularidad en los últimos juegos.

“Lo importante fue que aproveché la opción que me quedó. Anotar siempre tiene un gran valor para mí, especialmente en instancias tan decisivas como esta”, subrayó.

El futbolista dijo que pese al estrecho marcador, la ventaja de un gol es manejable.

“Iremos a buscar la victoria, ellos son fuertes en su casa pero nosotros tenemos material para sacar el triunfo”, opinó.

El espigado delantero herediano enlistó entre sus víctimas al Santos, el único equipo que le faltaba de los que integran actualmente la máxima categoría.

Ya son 16 los clubes a los que el artillero les ha marcado al menos una diana desde que irrumpió en Primera en la campaña 2010-2011. Lo ha conseguido vistiendo las camisetas de Brujas, Alajuelense, Saprissa y Herediano.

Etiquetado como: