Belemitas le sacaron 10 puntos a los generaleños y siete a los caribeños

Por: Cristian Brenes 6 abril, 2015

El nerviosismo por perder la categoría, la presión por los resultados negativos y la agonía de tener un futuro incierto en la Primera División parecen ser temas del pasado en Belén.

El defensor generaleño Asdrúbal Gibbons (izquierda) intentó frenar con falta al atacante belemita Anllel Porras (derecha) ayer en el estadio Eladio Rosabal Cordero. | JORGE ARCE
El defensor generaleño Asdrúbal Gibbons (izquierda) intentó frenar con falta al atacante belemita Anllel Porras (derecha) ayer en el estadio Eladio Rosabal Cordero. | JORGE ARCE

Los florenses le heredaron toda su angustia a AS Puma y Limón, los que se quedaron solos en la parte baja de la tabla acumulada, luego de que ayer los belemitas se impusieran 2 a 0 ante los generaleños.

Los dirigidos por Manuel Gerardo Ureña salieron de cuidados intensivos gracias a tres triunfos al hilo, que los tienen a 10 puntos de los sureños, quienes están en el fondo de la tabla acumulada, y a siete de la Tromba, penúltimos en la general.

La tormenta que agitó el barco de Belén es cosa del pasado desde la llegada de Ureña. El timonel transformó por completo al equipo, le devolvió la confianza y ahora se ve un plantel con una idea más clara y seguros al defender y atacar.

Los sureños fueron víctimas ayer del orden de un rival que cuando no está claro en ofensiva cierra filas, se resguarda y opta por jugar sin lujos para sostener el cero en su arco.

A ese libreto se apegaron ayer los belemitas, quienes tuvieron un primer tiempo discreto y fueron poco productivos al frente.

Sin embargo, para la segunda mitad Ureña ajustó el engranaje, sabedor de que se jugaban tres puntos de oro que serían oxígeno puro en su lucha por sobrevivir.

El ingreso de Anllel Porras le dio el peso en ofensiva que tanto necesitaban los florenses y Bryan López llevó la calma al 66’, tras mandar el balón al fondo de las redes con un remate cruzado de pierna derecha.

Los dueños de casa aprovecharon el momento de desconcierto de AS Puma y apenas tres minutos después sentenciaron la victoria con un remate impecable de tiro libre de Bruno Castro, que se coló en el ángulo derecho del arquero Román Arrieta.

El trabajo estaba hecho para un Belén que se aferró aún más a su trabajo en la parte baja y nubló las ideas de unos generaleños que son víctimas de la presión de ser coleros y desde hace tres jornadas no saben lo que es anotar.

El plantel que encabeza Marvin Solano la pasa mal en el Verano y aunque aún le restan seis fechas para eludir el descenso, su juego no convence y acumulan tres derrotas consecutivas, lo que merma más en lo anímico.

Un problema que poco le importa a Belén, ya que con sus 10 puntos de ventaja ahora respira con más tranquilidad y le heredó las penurias en la pelea por sobrevivir en Primera al conjunto sureño y a los caribeños.