Empató en un gran partido 1a 1 con el Herediano, aunque mereció el triunfo

 16 abril, 2015

Los integrantes de AS Puma se niegan a morir, a bajar los brazos y entregarse a su suerte.

Con el agua al cuello, las posibilidades en su contra y sin depender de ellos mismos; igualaron 1-1 ante Herediano y mantienen todavía a su favor las ecuaciones numéricas.

El empate les sabe a hiel, porque fueron muy superiores en el campo, porque tuvieron las opciones de gol, encimaron y encerraron a su adversario, pero fueron incapaces de anotar en las oportunidades creadas.

El fútbol es así, no es de merecimientos ni de tener más ocasiones frente al marco rival, es sencillamente de anotar los goles y los isidreños no lo lograron.

Jaime Valderramos la dejó ir en un mano a mano con Daniel Cambronero; también Aarón Navarro, solo con el marco por delante, y Marvin Chinchilla no logró definir de cabeza.

¿Cuánto se lamentarán hoy los jugadores generaleños por esas oportunidades falladas?

¿Y cuántas dudas más les quedarán en la anotación anulada a Jaime Valderramos, por el árbitro Randall Poveda, debido a un aparente fuera de juego?

En la cancha se partieron el alma los futbolistas y en la gradería un nutrido grupo de aficionados se hacía sentir con gritos a pesar del fuerte aguacero que inundó el campo y que por 18 minutos suspendió el reinicio de las acciones en la etapa complementaria.

El ariete florense Cristhian Lagos intenta dominar el balón ante la marca del contención generaleño David Daniels, ayer en el estadio Municipal de Pérez Zeledón. | JORGE ARCE
El ariete florense Cristhian Lagos intenta dominar el balón ante la marca del contención generaleño David Daniels, ayer en el estadio Municipal de Pérez Zeledón. | JORGE ARCE

Más con el corazón que con la razón y empujados por el espíritu de sobrevivencia, en la segunda parte los locales arrinconaron a los florenses, corrieron los riesgos y tocaron la puerta del gol una y otra vez, la cual el meta Cambronero se negó a abrir.

En el epílogo, como casi siempre sucede en el fútbol, el que perdona pierde y el Team , tras un cobro de tiro de esquina de Yosimar Arias, logró irse arriba en el marcador, cuando el defensa Keyner Brown ganó en las alturas y de cabeza marcó al minuto 83.

Silencio en las graderías y rostros desencajados en los generaleños, porque el marcador era totalmente injusto.

En el reinicio del encuentro, los isidreños, heridos en su orgullo, se lanzaron al frente, con desesperación y entonces se jugaron el todo por el todo.

Pero ayer, los dioses del fútbol fueron benevolentes y premiaron el esfuerzo, pues en un entrevero en el área, apareció Albán Gómez, quien se erigió como héroe para igualar los cartones 1-1 para los dueños de casa, al 88’.

Ahora, la agonía persiste para los dirigidos por Édgar Carvajal, quienes, para seguir con vida, deben ganar los tres partidos que le restan en el Torneo de Verano y esperar que Limón ceda puntos.

Su próximo desafío será de nuevo ante Herediano, el domingo, en el Rosabal Cordero.