Manudos piden que se cierre la gradería atrás del túnel de salida a la cancha

Por: Ferlin Fuentes 26 septiembre, 2015
El atacante Jonathan McDonald disputó el balón con el defensor Allan Miranda en el juego del miércoles anterior. | LUIS NAVARRO
El atacante Jonathan McDonald disputó el balón con el defensor Allan Miranda en el juego del miércoles anterior. | LUIS NAVARRO

Alajuelense condiciona su presencia para disputar el juego de vuelta de la semifinal por el Torneo de Copa, en el Estadio Eladio Rosabal Cordero, en Heredia.

La dirigencia manuda envió un documento a la Unafut en el que oficializa su intención de no presentarse el próximo miércoles a la ciudad de Heredia, pero en el escrito deja abierta una salida siempre y cuando se cierre la gradería sur.

En ese sector, el miércoles anterior, el arquero alajuelense Patrick Pemberton denunció que fue escupido por parte de algunos aficionados.

Minutos después desató una polémica por quebrar la puerta de vidrio del camerino florense, hecho por el cual recibió ayer dos partidos de suspensión.

El vicepresidente liguista, Aquiles Mata, señaló que mientras se cumpla esa condición, el equipo se hará presente para tratar de remontar el 2-1 que tienen en contra en el marcador.

“Estamos molestos con la Unafut. La verdad, son reiteradas las decisiones en las que Alajuelense se ve afectada. Mientras no haya garantía de seguridad, no nos haremos presentes.

”Evitar el acceso de aficionados en la gradería sur es una posibilidad. Así, no tendríamos los inconvenientes que se dieron a mitad de semana”, explicó Mata.

Luis Peraza, director de la Unafut, confirmó que el documento enviado por los liguistas fue recibido y será analizado.

“Dejemos aparte lo que pide la Liga. Cerrar el sector sur es una de las soluciones que pensaba exponer en la próxima reunión de la Unafut. Es una opción viable para un juego como el de la otra semana, veremos las opciones y tomaremos una decisión al respecto. Recordemos que este partido la organiza la Unafut y no tenemos que pedirle opinión al Herediano”, aclaró Peraza.

“Lo cierto es que para los juegos correspondientes al torneo nacional, debemos tomar medidas de seguridad. En esos escenarios no se podrá cerrar la gradería, pero sí hay que buscar mejoras ala seguridad”, agregó.

De no llegar a un acuerdo, Alajuelense no tendrá reparo en ausentarse del juego.

“Si tenemos que pagar la multa económica lo haremos. Son ¢2,5 millones y preferimos eso a que alguno de nuestros jugadores o integrante de la delegación sufra una nueva agresión.

”El tema con la afición del Herediano es reiterado, es la segunda vez consecutiva que salimos perjudicados, recordemos la final del Verano”, dijo Mata.

Julián Solano, presidente de la Unafut, descartó por completo un cambio de sede y también lamenta la intención manuda de no presentarse al juego. “Hay compromisos con los patrocinadores, sería una pérdida económica para la Unafut”, dijo Solano.