Por: Cristian Brenes 26 julio, 2015
90 socios se hicieron presentes a la asamblea de ayer. | ROBERT VINDAS
90 socios se hicieron presentes a la asamblea de ayer. | ROBERT VINDAS

Cartago. Siete horas no fueron suficientes para que los accionistas de Cartaginés decidieran el futuro financiero del club, una medida que la propia directiva considera urgente, pero que deberá esperar 30 días más.

El club pasa por un momento económico critico y necesita de una inversión de capital urgente, sin embargo, durante la asamblea extraordinaria que realizaron ayer no se logró votar por una de las cuatro opciones que se plantearon, dos de empresarios externos al equipo y dos más que sugirieron de la dirigencia, y se optó por dar un plazo de un mes para concretar.

“Es urgente definir el futuro financiero del club. Cartaginés no puede seguir así con una estructura competitiva, la única forma es dejar de ser competitivos y eso no es lo que queremos”, manifestó Carlos Loría, vicepresidente blanquiazul.

Durante este mes un grupo de socios, conformado por seis personas, más el presidente y el tesorero de la institución, analizarán a fondo los ofrecimientos para luego presentar los pros y contras y decidir.

Pese a que el empresario inmobiliario Roy Rivera expuso los alcances de su ofrecimiento de $3 millones (¢1.600 millones) a cambio de administrar la institución blanquiazul por 10 años y Fernando Alvarado, gerente de la empresa de agroquímicos Rimac, hizo lo propio con su proyecto de cancelar las deudas con la condición de cambiar la sociedad anónima por una sociedad deportiva, ninguna fue acogida por los presentes.

Lo mismo ocurrió con el planteamiento de la dirigencia de aumentar el capital social de la sociedad o de que cada accionista cancele $1 (¢540) por cada acción que tienen actualmente.

No obstante, la decisión debe tomarse, según la directiva, ya que de momento es insostenible manejar el conjunto de la Vieja Metropoli tal y como está.