Los charrúas deberán ganarle a la débil Tahití para clasificar

 20 junio, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Salvador, Brasil (AFP). Con un gol de Diego Forlán, Uruguay venció a Nigeria por 2-1 la noche del jueves en Salvador (noreste de Brasil) y dio un paso decisivo para clasificar a las semifinales de la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013.

El capitán Diego Lugano a los 19 minutos y Forlán a los 51 anotaron los tantos de la celeste, que ahora tiene el pase a semifinales a mano ya que para conseguirlo deberá vencer a la débil Tahití el domingo, algo que parece muy factible.

John Obi Mikel descontó para Nigeria a los 37 minutos del partido jugado en el estadio Arena Fonte Nova de Salvador, al que asistieron 26.769 espectadores.

España, que a primera hora en el estadio Maracaná consiguió la mayor goleada en la historia de los torneos de la FIFA de selecciones absolutas al vapulear 10-0 a Tahití, lidera el Grupo B con seis puntos y +11 de diferencia de goles.

Nigeria y Uruguay quedaron con tres puntos, aunque los africanos tienen mejor diferencia de goles, cuatro contra cero.

Tahití cierra la serie sin puntos y -15 goles de diferencia.

Lugano abrió el marcador a los 19 al aparecer solo en el área chica para recibir un centro raso de Diego Forlán y libre de marcas batir con un toque corto de zurda al portero Vincent Enyeama.

Nigeria empató a los 37 minutos con un golazo de su estrella, John Obi Mikel, que recibió en el área, eludió con facilidad a Lugano y con un zurdazo alto dejo sin asunto a Fernando Muslera.

Diego Forlán le dio la victoria a los campeones de América a los 51 minutos con un zurdazo a un ángulo de Enyema, tras un contragolpe en el que también participaron Luis Suárez y Edinson Cavani.

Este fue el trigésimo cuarto gol de Forlán con la celeste, con la que jugó su partido número cien y es el máximo anotador de su historia, seguido a uno por Suárez.

El domingo, en la última fecha de la llave, Uruguay enfrentará a Tahití en el Arena Pernambuco de Recife y Nigeria jugará ante España en el estadio Castelao de Fortaleza.