Las autoridades reforzaron considerablemente la seguridad y habrá fuerzas especiales, policía armada y 5.000 soldados listos para intervenir si es necesario.

 17 noviembre, 2015
Así luce el estadio de Wembley horas antes del amistoso entre Inglaterra y Francia.
Así luce el estadio de Wembley horas antes del amistoso entre Inglaterra y Francia.

Londres

Inglaterra cantará este martes La Marsellesa en honor de su rival ancestral, Francia, en un partido amistoso de fútbol en Londres transformado en gran homenaje a los 129 muertos de los atentados de París.

"Sería increíble si los hinchas ingleses cantan La Marsellesa, compartir ese momento", dijo el arquero francés Hugo Lloris en Londres.

"Llevaremos con más orgullo, si cabe, los colores azul, blanco y rojo", afirmó el entrenador francés Didier Deschamps.

"Vive le Football!", titulaba este martes The Sun animando a participar "en el mensaje desafiante a los terroristas".

"Vamos a demostrar a los terroristas que el mundo está contra ellos", aseguró Wayne Rooney, el capitán inglés.

Los jugadores franceses, algunos de ellos muy criticados en su país por no cantar normalmente el himno, verán este martes su letra proyectada en las pantallas gigantes del estadio londinense para que lo entonen sin dificultades los 90.000 hinchas y los jugadores.

Entre los asistentes estarán el primer ministro David Cameron y el príncipe Guillermo —"por solidaridad hacia el pueblo francés", dijo—, cuya presencia no estaba inicialmente prevista, y de los que está por ver si cantan el himno de un país con el que Inglaterra libró mil guerras hasta que Alemania le sustituyó como enemigo público número uno.

El primer ministro "participará en todos los tributos", aseguró su portavoz.

Entre los 129 muertos de los atentados estaba la prima del centrocampista Lassana Diarra, del Marsella, mientras una hermana del atacante Antoine Griezmann, del Atlético de Madrid, salía con vida de la sala de conciertos donde cayeron acribilladas la mayoría de las víctimas. Ambos estarán en Wembley.

Las autoridades reforzaron considerablemente la seguridad por los hechos de París y habrá fuerzas especiales (SAS), policía armada y 5.000 soldados listos para intervenir si es necesario, según el diario The Sun.

Las puertas de Wembley se cerrarán cinco minutos antes para que todos los hinchas estén en su sitio a la hora de los homenajes. Habrá un minuto de silencio, una ofrenda floral de los capitanes, el inglés Wayne Rooney y Hugo Lloris, y, finalmente, La Marsellesa.

El entrenador de Inglaterra, Roy Hodgson, alentó a los espectadores ingleses a participar, como hicieron todos los medios.

"Nunca había estado ante un partido así antes", admitió Hodgson.

La Federación Inglesa confirmó que el arco gigante sobre Wembley seguirá iluminado con los colores de la bandera francesa, como en los últimos días, y las pantallas de alrededor del estadio seguirán mostrando el lema revolucionario francés "libertad, igualdad, fraternidad".

El video grabado con un celular del público cantando el himno cuando abandonaba el Stade de France el viernes, a cuyas puertas hicieron estallar su carga tres terroristas suicidas en el primero de los atentados del viernes por la noche, convirtió La Marsellesa en la respuesta más popular a los atentados.

Miles de personas compartieron en las redes sociales la famosa escena de la película "Casablanca" en la que los clientes de un café, animados por un líder de la Resistencia, ahogan una canción nazi con el himno francés, bajo la mirada de Humphrey Bogart.

La Marsellesa es una belicosa canción de la Revolución Francesa, escrita en 1792 por Joseph Claude Rouget de Lisle, que llama a combatir a unos "soldados feroces" que vienen a "degollar a vuestros hijos y vuestras mujeres".

Para David Squires, ilustrador del diario The Guardian, hubo algo más que despertó la solidaridad de los hinchas británicos: la escena de los espectadores que esperaban en el terreno de juego del Stade de France que les permitieran salir del estadio después de los primeros atentados.

Aquella estampa trajo a la memoria tragedias en estadios ingleses, como la de Hillsborough (1989, 96 muertos) o Bradford (1985, 56 muertos).

"Para algunos hinchas británicos, las imágenes de la gente confundida y asustada en el césped del Estadio de Francia habrá evocado recuerdos dolorosos de tragedias en nuestros estadios. Y es en consonancia con ese espíritu de fraternidad que los hinchas ingleses tratarán de recordar viejas lecciones francesas olvidadas y sumarse a los visitantes cantando La Marsellesa", escribió en su tira en el diario británico.