Por: Randall Corella V. 25 octubre, 2014

El portero costarricense Keylor Navas comenzará su primer clásico español como espectador, en el banquillo del Real Madrid.

Iker Casillas y Keylor Navas ayer en Valdebebas, durante la última práctica del Real Madrid previo al clásico de este sábado contra Barcelona. | AFP
Iker Casillas y Keylor Navas ayer en Valdebebas, durante la última práctica del Real Madrid previo al clásico de este sábado contra Barcelona. | AFP

A mitad de semana, el técnico Carlo Ancelotti adelantó que para el duelo de este sábado ante el Barcelona, Iker Casillas continuará como titular bajo los tres palos del equipo merengue.

Mas el duelo ante el archirrival dejará entrever el futuro que aguarda al veterano arquero, cuestionado en los últimos meses por su propia feligresía.

Al eterno meta madridista el choque le llega como si fuera un primerizo. Iker, que todo lo ha jugado y al que no le quedan logros por conquistar, sube a la tarima a sus 33 años para ser examinado.

Casillas desapareció de los partidos ligueros ante el Barcelona desde hace más de dos años. Jugó el último el 7 de octubre del 2012, en el Camp Nou, con empate a dos. En su propio estadio la lejanía va más allá, al 10 de diciembre del 2011, cuando el equipo que dirigía Pep Guardiola ganó 1-3.

Desde entonces alternó la titularidad con Diego López, hasta que Ancelotti acabó con esa práctica. La determinación costó la ida de Diego López y arrinconar a Navas, que llegó en el verano y solo ha jugado un partido en la liga.

Pero la confianza no ha terminado de sosegar a Iker que, enjuiciado en cada partido como local, no ha recuperado la condición de infalible que le hizo único.

El clásico de hoy enjuiciará al mejor portero español de la historia. A su futuro. Una gran actuación aunará de nuevo la pasión por el capitán. Un nuevo error y una derrota podría suponer el inicio de su ocaso como jugador blanco.

Navas, mientras tanto, aguardará en el banco como una de las ocho figuras que tendrán hoy su debut en clásicos junto a los merengues Toni Kross, James Rodríguez y Javier Hernández, y los blaugranas Claudio Bravo, Jeremy Mathieu, Iván Rakitic y Luis Suárez.