24 abril, 2014

Toluca, México. AP Un gol del argentino Mariano Pavone fue el talismán para que Cruz Azul ahuyentara los fantasmas de las derrotas en finales, al empatar ayer 1-1 ante el Toluca y coronarse en la Liga de Campeones de la Concacaf.

Con su coronación gracias al gol de visitante, Cruz Azul obtuvo su boleto para disputar la próxima edición del Mundial de Clubes.

Pavone anotó a los 41 minutos, luego de que el ecuatoriano Joao Rojas envió un pase desde la derecha a Marco Fabián, quien se encontraba cerca del ángulo izquierdo del área y conectó de botepronto, para sacar una combinación de tiro y centro. El balón terminó llegando al centro del área, donde el Tanque argentino remató de derecha y puso adelante a la visita.

El empate por los locales llegó al 63', cuando el paraguayo Édgar Benítez recibió el esférico en el área y fusiló al arquero Jesús Corona mediante un potente zurdazo. Luego, Cruz Azul soportó estoico la presión ejercida por los Diablos Rojos , que tuvieron claras oportunidades para conseguir el gol adicional que les daba el título.

Mario Pavone celebra con Marco Fabián (8) el gol del cetro. | AFP
Mario Pavone celebra con Marco Fabián (8) el gol del cetro. | AFP

Los delanteros toluqueños erraron en la definición.

Cruz Azul llegó al estadio Nemesio Díez de Toluca con la necesidad de anotar al menos una vez, luego del empate 0-0 registrado durante el cotejo de ida en la capital mexicana. Así lo hizo, y ello le valió a la Máquina Cementera conquistar el primer título de relevancia desde que se coronó en la liga mexicana, en el Invierno de 1997.

Desde entonces, había perdido ocho finales: cinco de liga, dos de la Concacaf y una de la Copa Libertadores, y los hinchas rivales se mofaban del equipo con el mote de “subcampeonísimo”.