Los albicelestes tuvieron que venir de atrás para salvar un punto en una tierra que no se les da para bien.

 26 marzo, 2013

La Paz, Bolivia (AFP). La Selección de Argentina pudo rescatar un punto en casa de Bolivia, en un encuentro que se saldó con empate 1-1.

De entrada, se sabía que iba a ser una expedición complicada para los argentinos, pues muy fresco tenían el recuerdo de la última vez que visitaron la capital del país del altiplano (derrota 6-1).

Y la historia no pudo comenzar de peor forma: un certero cabezazo del atacante Marcelo Martins, a los 24 minutos, puso los cartones 1-0 para los locales. Ese gol daba justicia para lo que se estaba viendo en el terreno de juego.

No obstante, Argentina logró una reacción sobre el final de la etapa inicial, cuando Ever Banega igualó de cabeza.

Los albicelestes plantearon un disciplinado esquema defensivo y dejaron librado el ataque a los destellos de inspiración de Angel Di María y su estrella Lionel Messi, bien apuntalados por Banega, Rodrigo Palacio y el infatigable volante Javier Mascherano.

A pesar de que los locales se prodigaron al ataque, una buena actuación del portero argentino Sergio Romero abortó sus acometidas.

Bolivia tuvo una férrea decisión de ir adelante, pero volvieron a aflorar los males del futbol de este país: la falta de gol y la inconsistencia para sostener un resultado, algo con lo que ya prácticamente se despiden de Brasil 2014, pues son penúltimos con apenas nueve puntos.

Por el contrario, los albicelestes sumaron un valioso punto de visita y mantienen la cima en la eliminatoria sudamericana, con 24 puntos, con el Mundial cada vez más cerca.

Etiquetado como: