12 enero, 2015

En mis ratos libres, con la asistencia de mis hermanos y hermanas, y antes de que nos coja la pelona y se lleve consigo parte de nuestro disco duro, estoy coordinando la edición de un librito que recoge una serie de recuerdos de juventud, sobre todo de la década de 1950. Muchos relatos (que van desde visitas a las pozas del cristalino río Virilla, viajes en tren a Puntarenas –túneles incluidos–, cogidas de café, tamaleadas, etc.) se refieren a hechos que tuvieron lugar en los pueblos donde vivió nuestra familia, sobre todo Moravia. Presento, a manera de adelanto, uno que tiene que ver con fútbol.

Con una remodelación, allá por los años 40, del Estadio Nacional, en La Sabana, los ticos reavivaron el interés por el fútbol y nos convertimos en los amos de Centroamérica en la materia. Las nuevas obras (para pasar de una precaria madera a un duradero cemento) obligaron a elevar el costo del boleto de ¢1,10 a ¢1,50 (lo que hacía que muchos aficionados se “colaran”, dado que las tapias no eran muy altas), pero facilitaron el recibir periódicamente a equipos como Banfield, Racing, Botafogo, Santos, Uda Dukla, Boca Juniors, Rapid de Viena, Real Madrid y Colonia, que compitieron como iguales con el C.S. Herediano, la LDA y el Saprissa.

Lo que fue alegría relativamente prolongada para la “S”, que se perfilaba como uno de los más grandes equipos del país, contrastaba con un fenómeno pasajero, “flor de un día”, al decir del tango, para el fútbol local. En efecto, el equipo Unión Deportiva de Moravia (UDM), que había sido fundado en 1922, no lograba pasar de Segunda División hasta que en 1950 gana el ascenso a la división mayor. En 1953 tiene su mayor logro histórico, pues, habiendo derrotado, entre otros, al Saprissa, LDA y CSH, obtiene el tercer lugar del campeonato nacional. Pero algo pasa en su organización y, en el año 1955, el Deportivo Saprissa golea a Moravia 10-0, lo que llegó a constituir la mayor goleada histórica del equipo morado. Dos goles recibió Moravia en el primer tiempo. En el segundo cambian de portero y colocan a uno de apellido Guadamuz, quien recibe los ocho restantes. En lo sucesivo, a este portero se le conoció como “Guadagoles”. La UDM no vuelve a figurar más en la lista de equipos de primera división.

Yo fui con mi hermano Jorge al viejo Estadio Nacional a ver ese partido, que fue de noche, en uno de los buses contratados en Moravia al efecto, pero decidimos salir del Estadio cuando el marcador iba 7-0, como lo hicieron muchos otros coterráneos. En el bus escuchamos el grito por otro gol y, cuando íbamos de regreso, por la plaza de Guadalupe (hoy parque), y el partido había terminado, una gran cantidad de guadalupanos estaban esperando en la calle principal, por donde necesariamente pasaría el bus, ya que no había otras vías pavimentadas, y no pararon de lanzarles objetos, gritar, silbar y burlarse de todas las formas posibles de los moravianos, por lo demás sus archirrivales de canchas abiertas.

A finales de la década de 1950, el Deportivo Saprissa se convirtió en el primer equipo de fútbol latinoamericano en realizar una “gira alrededor del mundo”. La delegación morada partió el 29 de marzo de 1959 y regresó el 10 de junio del mismo año. Saprissa jugó un total de 22 partidos, de los cuales ganó 14, empató 1 y perdió 7, para un total de 66 goles a favor y 46 en contra. En esta gira mundial de 74 días visitó 38 lugares de 25 naciones, estuvo en 35 aeropuertos, recorrió 59.055 kilómetros, para 146 horas de vuelo.

Más adelante, por los parlantes del Estadio Nacional –por donde, con el patrocinio de “la cabalgata deportiva Gillette”, se informaba de la alineación de los equipos, los cambios de jugadores, etc.–, en la mañana del 1.° de enero de 1959, antes de un encuentro internacional, escuchamos la noticia de que las tropas revolucionarias de Fidel Castro habían tomado la ciudad de La Habana y un nuevo capítulo de la historia latinoamericana se iniciaba.

En 1961, también en el Estadio Nacional, se dio una velada similar de diez goles, excepto que mejor repartida, cuando el Santos (de Brasil, con Pelé) visitó Costa Rica.

El anuncio en el sitio oficial del Santos dice lo siguiente: “ Durante a Excursão pelas Américas, em 1961, o Santos visitou a Costa Rica para disputar um Torneio Triangular. Os adversários do Alvinegro, foram as duas melhores equipes locais [Saprissa y Heredia]”. El marcador en ese entonces fue Santos 7-Saprissa 3.

Etiquetado como: