28 abril, 2014

En todas las llamadas ciudades del Primer Mundo, existe una calle, avenida, vía o calzada de prestigio internacional por razones ya sean históricas, escénicas, artístico-culturales o políticas.

La ciudad de Chicago tiene lo suyo: la prestigiosa avenida Michigan, sobre la cual está colocada una placa de mármol con el nombre del diplomático costarricense Gonzalo J. Facio, conmemorativa a la dedicación de la Plaza de Las Américas, en 1963.

Este espacio cultural fue establecido en honor al Día del Panamericanismo, que tiene sus bases en los ideales de unión hemisférica concebidos por Simón Bolívar, y la responsabilidad de promover solidaridad, justicia y defensa de las soberanías de los países del continente.

Como un saludo al Día del Panamericanismo, que se celebra el día 14 de abril y que se remonta a 1890, la ciudad de Chicago, haciendo alarde de su condición como metrópoli cosmopolita, junto con asociaciones cívicas, culturales, consulares y comerciantes locales, con un gran sentimiento americanista –en el verdadero sentido de la palabra– buscaron el sitio ideal y el espacio histórico donde llevar a cabo y enmarcar para siempre esta conmemoración.

Banderas y flores. Luego, se dedicaron a la ardua tarea de buscar un alto dignatario e invitarlo para marcar la fecha. La distinción de ir a dedicar la plaza, ubicada en el 430 North Michigan Avenue, le correspondió al entonces Chairman de la Organización de Estados Americanos (OEA) y embajador de Costa Rica en Washington, Gonzalo J. Facio.

Al pie de la entrada a la plaza, rodeada de flores y flanqueada a ambos lados por las astas de las banderas de los países del continente, yace la placa conmemorativa que dice: “Plaza de las Américas, dedicada por Su Excelencia Gonzalo J. Facio, Chairman de la Organización de Estados Americanos, 20 de abril de 1963”.

Actividades culturales. Dicha plazoleta es, también, utilizada para actividades culturales de interés internacional, y ofrece un espacio lleno de flores y colores donde permanecen izadas todas las banderas, desde la primavera hasta el otoño, junto a dos de los más famosos edificios de la ciudad: el Wrigley Building y el Tribune Tower.