Opinión

La Sultana, La Estrella y La Esperanza

Actualizado el 04 de abril de 2017 a las 12:00 am

Tres naves tomadas desprevenidas fueron protagonistas de la guerra de Coto

Opinión

La Sultana, La Estrella y La Esperanza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La guerra de Coto fue un conflicto bélico surgido entre Panamá y Costa Rica que ocurrió entre el 21 de febrero y el 5 de marzo de 1921. Una fuerza expedicionaria dirigida por el coronel Héctor Zúñiga Mora ocupó en nombre de Costa Rica la localidad de Pueblo Nuevo de Coto. El hecho inicial encendió el nacionalismo tanto en Costa Rica como en Panamá. En San José y en el resto de Costa Rica se organizaron voluntarios y fuerzas regulares para defenderse de los panameños. En Panamá, en especial en Chiriquí, se organizaron grupos armados para repeler a las fuerzas costarricenses.

La Sultana. El 27 de febrero de 1921, el capitán Tomás Armuelles tomó la pequeña localidad de Coto. A las cinco y media empezó a escucharse el ruido lejano de una lancha que navegaba río arriba hacia el poblado. De inmediato, los panameños ocuparon sus puestos. La lancha se fue acercando con algunos de los ticos en la cubierta, totalmente ajenos a que el sitio había sido retomado esa mañana. Ya a pocos metros del muelle, al toque de una corneta, empezó el tiroteo, que cogió a los ticos desprevenidos.

Algunos de ellos intentaron lanzarse de la lancha y nadar a tierra, pero el fuego se intensificó. El combate duró una hora. La cubierta era un charco de sangre. Cinco costarricenses murieron y nueve fueron heridos. Entre los 30 tomados prisioneros estaba José Marín Cañas.

La Estrella. El 1.° de marzo los panameños en Coto se llevarían una nueva sorpresa: otra embarcación se aproximaba. La Estrella transportaba a un batallón de cien hombres que desconocía el destino de La Sultana y de la plaza. Al igual que la vez anterior, los panameños dejaron acercarse la nave de motor hasta el muelle.

En esta ocasión, el combate duró hora y media, y murieron 24 ticos y 12 resultaron heridos. Fueron capturados 64 individuos, entre oficiales y tropas.

La Esperanza. ¡Esa misma noche, oyeron el ruido de una tercera lancha que se aceraba por el río! Era La Esperanza, una tercera embarcación tica, con provisiones y 56 soldados. Como en las dos ocasiones anteriores, la tripulación desconocía los acontecimientos y con un fonógrafo en cubierta tocaba las notas del himno nacional de Costa Rica. Así los sorprendió el tiroteo, que dejó 16 muertos, numerosos heridos y 46 prisioneros.

Ese sería el último combate entre las fuerzas panameñas y las costarricenses. Al conocer que les sería imposible retomar Coto, los costarricenses habían avanzado por la costa atlántica. Así, el 4 de marzo de 1921, soldados ticos dotados de cañones y ametralladoras cruzaban la línea fronteriza del puente sobre el río Sixaola, y ocuparon la región de Bocas del Toro.

El mismo 4 de marzo, frente a Chiriquí, apareció el acorazado Pennsylvania. Lo mismo haría el crucero Sacramento, en la costa atlántica al día siguiente. Los Estados Unidos exigía a ambos países el cese de hostilidades y el retiro de las fuerzas beligerantes.

Con el tratado Arias-Calderón de 1941, la frontera sur quedó pactada y los dos países hermanados. Lo único es que de las tres naves La Sultana, La Estrella, y La Esperanza nunca se supo más. Hoy, 96 años después, la zona fronteriza esta desprovista de tropas y es una frontera abierta.

El autor es empresario.

  • Comparta este artículo
Opinión

La Sultana, La Estrella y La Esperanza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota