La cooperación ha desempeñado un papel significativo en las relaciones bilaterales

 30 diciembre, 2015

Este 2015 celebramos el octogésimo aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Costa Rica y Japón. La cooperación ha desempeñado un papel significativo a lo largo de la historia de las relaciones bilaterales.

En setiembre, tuve el agrado de participar junto con el señor presidente, don Luis Guillermo Solís, y con la señora Ana Helena Chacón en la ceremonia de inauguración de la planta Los Tajos, que procesa y purifica las aguas residuales de la Gran Área Metropolitana, la cual beneficiará a más de un millón de personas. Me da gusto saber que los recursos financieros otorgados por el gobierno del Japón ayudarán a los habitantes de Costa Rica a mejorar su calidad de vida.

Japón también ha participado activamente en el campo del medioambiente, mediante la donación al Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) de equipos para la conservación de los bosques.

También ha proporcionado recursos financieros para reducir la dependencia de los combustibles fósiles para la generación de electricidad, a fin de incrementar el uso de la energía geotérmica y así disminuir las emisiones de dióxido de carbono.

Estamos muy contentos de trabajar con Costa Rica y ayudarla a mantenerse como una nación líder del mundo en el tema medioambiental y en su aspiración de ser carbono neutral. Esperamos poder anunciar un nuevo proyecto de cooperación en esta área.

Esta relación entre Costa Rica y Japón no se limita a proyectos que proporcionan recursos financieros para mejorar la infraestructura o adquirir equipos necesarios. En octubre, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, conocida como JICA, celebró el quincuagésimo aniversario del inicio del Programa de Voluntarios para la Cooperación con el Extranjero (conocido por sus siglas en inglés como JOCV).

El programa se inició en 1965 y Costa Rica dio la bienvenida al primer grupo de voluntarios japoneses en 1974. Desde entonces, más de 600 han trabajado en Costa Rica.

Los voluntarios contribuyen al desarrollo de sus comunidades anfitrionas. En agricultura, por ejemplo, las técnicas de cultivo orgánico se han expandido en Zarcero y en la provincia de Alajuela en general gracias a los notables esfuerzos del voluntario Shogo Sasaki. Como resultado, Zarcero se ha convertido en un centro de producción de la agricultura orgánica del país.

Los voluntarios regresan a Japón con muy buenos recuerdos y continúan sirviendo como puente para fortalecer los vínculos de amistad y ayuda entre los dos países.

La visión de cooperación internacional que tengo es que Costa Rica contribuya con otros países de la región aportando su experiencia y el conocimiento adquiridos con su propio desarrollo.

Japón está en la mejor disposición de trabajar conjuntamente con Costa Rica mediante la cooperación triangular, para proporcionar los recursos y equipos necesarios.

Asimismo, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón está iniciando este tipo de apoyos en el área de promoción de pequeñas y medianas empresas y la televisión digital.

La historia sugiere que ningún país prospera bien sin tener en cuenta el bienestar de sus países vecinos.

La política internacional también ha sido un importante ámbito de cooperación. Ambas naciones son grandes socias con miras a construir un mundo mejor mediante la universalización de los valores fundamentales compartidos, como la paz, la libertad, la democracia, el Estado de derecho, los derechos humanos y el desarme.

Este año 2015 también marca el septuagésimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial. El primer ministro Shinzo Abe reafirmó en su declaración del pasado 14 de agosto: “Nunca más debemos acudir a la devastación de la guerra (…). No debemos recurrir nunca a ninguna forma de amenaza o al uso de la fuerza como medio para resolver las disputas internacionales”.

También afirmó que Japón defenderá con firmeza sus valores fundamentales, como la libertad, la democracia y los derechos humanos, y trabajará en estrecha colaboración con los países que comparten esos ideales, izando la bandera de la “contribución proactiva a la paz”.

El año 2016 se iniciará pronto y estoy seguro de que Costa Rica y Japón serán capaces de trabajar unidos para hacer un mundo aún mejor.

El autor es embajador de Japón en Costa Rica.