Opinión

Sana crítica

Crimea y geopolítica

Actualizado el 30 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Crimea y geopolítica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La ilegítima anexión de Crimea por parte de la Federación Rusa ha provocado un reacomodo cuyas verdaderas dimensiones aún son desconocidas. El clima de tensión aumenta y algunos se preguntan si estamos ante el inicio de una segunda Guerra Fría o un ajuste menor en la política mundial.

El desinterés ruso por cambiar de posición sobre Crimea y la amenaza con acciones en Moldavia, Ucrania o en las Repúblicas del Mar Báltico, evidencian que las tensiones no solo no disminuirán sino que podrían empeorar.

En lo inmediato, la Cumbre del G-8 en Sochi no se realizará y Rusia ha sido excluida del exclusivo club de países industrializados, que nuevamente será el G-7, a lo que los rusos sarcásticamente han restado importancia.

Los Estados Unidos y la Unión Europea, dejando atrás disconformidades por las escuchas telefónicas, han cerrado filas al dictar sanciones económicas y migratorias contra funcionarios públicos y militares, ahora la discusión sobre la mesa es cuándo y cómo escalar sanciones a otros niveles.

Si la suspensión de energía del 2006 y del 2008 (Osetia del Sur, Georgia) no fueron incentivo suficiente para disminuir la dependencia energética de la UE con Rusia, tal parece que la historia está a punto de cambiar. El sentimiento de desconfianza hacia Putin crece e inclina la balanza hacia medidas más drásticas pese a los eventuales incrementos de costos y la afectación comercial.

A diferencia de Estados Unidos, que ha avanzado hacia la sostenibilidad energética, la Unión Europea produce tan solo un 6% de la energía mundial y su consumo asciende al 14% y depende peligrosamente del petróleo y gas rusos (30%) , de las rutas de aprovisionamiento a través de su territorio y órbita de influencia (el 40% del gas que importa pasa por Ucrania, por ejmplo). Hoy la UE tiene una razón más para concretar un acuerdo comercial con los EE.UU. lo que le ayudaría a disminuir su dependencia de los rusos, especialmente en el gas.

La disminución de los gastos en defensa y el rol de la OTAN es otro tema que podría variar. Se acallarán las voces que clamaban por disminuir presupuestos y se validarán las que propugnan aumentar la seguridad.

PUBLICIDAD

Tema igualmente importante, será el rol y posiciones de Putin en torno a conflictos,como el de Siria e Irán, donde Rusia ha jugado un papel relevante. Quizás lo más preocupante es cómo las actuaciones rusas, anexión ilegítima y desconocimiento de tratados vigentes, debilitan el orden jurídico internacional, el multilateralismo y la diplomacia como los mecanismos de defensa de la paz y seguridad internacional y, con ello, perdemos todos.

  • Comparta este artículo
Opinión

Crimea y geopolítica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota