Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 02 de febrero de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Amenaza de desempleo

Prioridad para el Gobierno

26.000 puestos de trabajo se han perdido en el primer trimestre del año. La Unión de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado pega el grito al cielo y pide al Gobierno que otorgue la prioridad que el caso amerita. Entre las muchas disposiciones que abarca la agenda de Gobierno, esta debe ocupar lugar preferente.

Los amplios conocimientos que en materia de industria y comercio posee la entidad, debe tomarse muy en serio para mejorar estructuras y convertirse en un aliado indispensable. El pan nuestro de cada día se aleja de estos hogares.

Señor Presidente, usted y yo tenemos asegurados los tres tiempos de comida y la solución inmediata de otras necesidades. Llegó la hora de aplicar la escoba a lo que no sirve, el pueblo exige mejores resultados.

Manuel Antonio Campos Guevara

Cartago

Apoyo de banco

Felicito al BAC San Jose por los servicios que nos brinda a nosotros, los microempresarios, que nos sentimos acuerpados por esta institución, pues da facilidades en muchos aspectos: herramientas tecnológicas, capital de trabajo, acceso a crédito sin mucha tramitología y bajas tasas de interés. Realmente les agradezco todo ese apoyo.

Muchos bancos estatales deberían de imitar la forma de trabajar del BAC San José.

Raimundo Vega Fallas

San José

Ser mujer

A nuestro país, que se considera de oportunidades para crecer, producir y, sobre todo, que promueve la micro y pequeña empresa, le falta visión y orientación para dar un servicio eficiente a las mujeres que nos dedicamos a una actividad no tradicional.

En diciembre fui a la Mucap de Metrocentro, Cartago, a buscar financiamiento para un proyecto de trabajo. La persona encargada de asesorarme nunca me envió con la persona correcta. Me hizo gastar dinero en constancias, estados financieros, avalúos, y luego, cuando le consulté cómo saldría el préstamo, me respondió que a nombre de cualquiera. Para rematar, me dijo que para tener más respaldo, sería mejor que viniera respaldada por un hombre.

Como mujer, me sentí menospreciada por desempeñarme en una labor poco usual. De nada me sirvió tener una micro empresa con todas las obligaciones de ley. Simplemente porque cometí el pecado más grande: no tener a un hombre que me represente. ¿Dónde está la igualdad?

María Gómez Guillén

Cartago

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota