Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 31 de enero de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cablevisión sí atiende

Respuesta a reclamo

Publiqué, en esta sección, mi disconformidad sobre los servicios brindados por Cablevisión ( Cartas , 28/1/2015), y el mismo día, antes de levantarme, me llamó el supervisor del Centro de Operaciones y Redes, quien amablemente me dio las explicaciones del caso y me presentó una solución al problema inmediatamente.

Esta oportuna reacción es base para cambiar mi apreciación sobre la profesionalidad y compromiso de una empresa que realmente se preocupa por dar servicio y atención de calidad a sus clientes, y, por lo cual, nos agradece que le señalemos sus deficiencias para corregirlas, si es el caso, para bien y provecho de ambas partes.

Basado en mi experiencia con otras empresas, no dudo que el propósito de Cablevisión sea posicionarse como la mejor del país.

Orlando Jiménez Chaves

San José

Juntar y juntar

Últimamente, la Junta de Pensiones está disparando por doquier mensajes no solicitados.

Me imagino ser portavoz de tantos que probablemente, por perecilla, no deseamos esa marea mareante de correos y llamadas al teléfono personal donde lo que se escucha es una voz grabada.

Por favor, si se tratara de “yuntar”, como decían antes, o juntar, como dicen ahora, avisos excepcionales con propósitos humanitarios, uno comprendería… Pero hay manifiesto abuso. De mi parte, instruyo por escrito mi resolución: ¡Quítenme de su lista!

Víctor Valembois

San Pedro de Montes de Oca

Mal servicio en supermercado

Por malas experiencias que he tenido, evito hacer compras en los Walmart; sin embargo, el domingo 25 de enero debí visitar la tienda de Guadalupe. La cajera pasó mi tarjeta y le dio un error, entonces, me preguntó si volvía a pasarla. Le indiqué que antes verificara si se había hecho el cargo, pero la señora encargada de cajas me contestó que no podían porque les tienen prohibido llamar (como lo hacen en cualquier otro lugar).

Motivos sobran para no regresar.

Isabel Solís Solano

Tibás

Gestión fallida

Me afilié a Kolbi Asistencias, pues me pintaron una belleza de servicio, el cual quise utilizar, y me di cuenta de que no era más que un cuento, pues exigen mil condiciones para que le brinden a uno la asistencia requerida.

El 22 de diciembre, procedí a hacer la gestión para retirar el servicio, tanto en el ICE como en la oficina de Kolbi Asistencias (trámite RICE221214N9508589 40), y me afirmaron que para enero ya no se realizaría el cobro, pero esta semana recibí un mensaje en el que avisan que el cobro sigue activo.

En el ICE, alegan que puedo gestionar un reclamo, pero que debo esperar de cuatro a seis días para que realicen un estudio a ver si yo retiré el servicio, y tranquilamente me indican que, mientras tanto, debo seguir pagando.

Kareen Herrera Hurtado

Heredia

Independencia de poderes

No puede ser que la aprobación de leyes en beneficio del país se vea condicionada y afectada por asuntos donde el Poder Legislativo no tiene mayor competencia, como en el caso Soley y el del ambientalista Jairo Mora.

Está bien que los diputados ejerzan un control político adecuado, pero su función principal es legislar. Que dejen al Poder Ejecutivo y al Poder Judicial cumplir con sus obligaciones y deberes.

Zapatero, a tus zapatos.

Federico Castillo Arias

Atenas

Mueble con problemas

Mi hija compró un juego de sala en DaKsa, Tibás, por un monto de ¢598.600. Al año, los muebles empezaron a romperse y a despellejarse conforme se usaban. En reiteradas ocasiones, llamé para quejarme y nadie se ha hecho responsable de tal situación; por el contrario, me envían de aquí para allá, como queriendo quitarse el problema de encima.

Lo peor es que cuando uno entra a preguntar, lo atienden bien, pero para solucionar un problema nadie tiende la mano.

No comprendo cómo en un lugar supuestamente tan fino sucede esto.

María del Rosario Rodríguez Espinoza

San José

Al presidente

En su primer discurso como presidente, usted dijo: “Cuando me equivoque, corríjanme; cuando me pierda, búsquenme”. Don Luis Guillermo: se está equivocando en ciertas decisiones, hay serias deficiencias en la comunicación y coordinación de su gabinete, y se le nota un tanto perdido en el rumbo que debe seguir el país. Todavía está a tiempo de enmendar errores, enderezar el rumbo del Gobierno, pero no hay tiempo que perder. No usurpe la confianza que depositaron en usted 1,3 millones de costarricenses. Costa Rica necesita un cambio de verdad.

Federico Castillo Arias

Atenas

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota