Entretenimiento

Erik Hayser explora lo humano y lo divino en ‘Los miserables’

Actualizado el 09 de junio de 2017 a las 09:36 pm

Actor conversó con Viva sobre su actuación como Daniel Ponce, en la novela que protagoniza junto a Aracely Arámbula y que transmite Telemundo

Entretenimiento

Erik Hayser explora lo humano y lo divino en ‘Los miserables’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Aracely Arámbula y Erik Hayser protagonizan la telenovela Los miserables . Telemundo para La Nación

El mexicano Erik Hayser ha encontrado en Los miserables , la novela escrita por Víctor Hugo, la oportunidad de reinventarse una y otra vez como actor.

Desde que era tan solo un adolescente, tuvo la oportunidad de interpretar uno de los personajes, y desde entonces, siente que esta historia es fiel reflejo de que la esperanza y el amor siempre deben prevalecer ante todo lo demás.

En una conversación con Viva , el actor habló sobre su personaje protagónico como Daniel Ponce, en la novela Los miserables , que se transmite por Telemundo, a las 9 p. m., de lunes a viernes.

Allí, junto a Aracely Arámbula, dan vida a personas e historias de perseguidores y perseguidos, en la que todos los personajes van tejiendo nudos de suspenso, acción y muerte en un mundo que los obligará a sacar las garras para poder defenderse de sus enemigos.

Usted dice que el amor, en sus distintas formas, es parte esencial de esta novela. ¿Cuál es el principal mensaje que quieren transmitir en esta historia?

Creo que, a pesar de los acercamientos que tiene la serie con los distintos acontecimientos que suceden actualmente en Latinoamérica, lo esencial de la novela es el amor. Lo que perdura y permanece en todos los personajes es ese anhelo de poder encontrar el amor. La novela le rinde un tributo a la perpetuidad del amor en nuestra especie. Sé que suena trillado, pero yo soy de los que cree que el amor mueve al mundo.

¿Cómo fue la construcción de un personaje como Daniel Ponce?

Yo soy de la clase de actores que hace todo lo necesario para aportar a un proyecto. A veces leo sobre las historias, pero, en otras ocasiones, intento saber lo menos posible sobre ellas. En el caso de Los miserables, fue todo lo contrario, pero es porque soy un apasionado de la obra de Víctor Hugo, pues a las 15 años tuve la oportunidad de interpretar uno de los personajes de esta historia en teatro musical. Para mí, es una de las historias más apasionantes que se han contado, así que cuando me dijeron que tendría esta oportunidad de hacer Los miserables me sentí muy feliz, porque lo estamos haciendo de una forma completamente diferente.

¿Se siente identificado de alguna manera con este personaje?

Me siento identificado en algunas cosas. Creo que, nosotros los actores, no podemos alejar del todo a los personajes porque, al final de cuentas, ellos habitan en la misma piel de nosotros. Daniel Ponce tiene que ver conmigo porque ambos somos hombres de ideales, que creemos en algo y que luchamos por lo que queremos hasta alcanzarlo. Es un hombre muy cuadrado y estructurado, pero con el paso de la historia, va aprendiendo a adaptarse a nuevas posibilidades.

¿Es esto lo que hace, desde su perspectiva, que el público se identifique con él?

Indudablemente, creo que esa es la principal razón. Sin embargo, en lo personal, siempre trato de buscar la parte más humana de los personajes, que los vuelvan más reales. En el caso de Daniel Ponce, lo que hice fue adentrarme en su mundo lleno de carencia y abandono, además de su “hambre” de justicia y sed de venganza insanciable. Este personaje lo abordé desde esa parte oscura y eso es lo rico, que en la trama va descubriendo ciertas cosas que lo harán ver el mundo desde otra perspectiva. La llegada del amor a su vida es lo que lo transforma por completo.

Para usted es importante interpretar personajes que lo hagan crecer... ¿Qué aportó Daniel Ponce a Erik Hayser?

( Suspira ) Uf, muchísimo. Este fue un personaje que me hizo cuestionarme muchas cosas, pues es un hombre de mucho dolor y de soledad. Daniel despertó en mí las ganas de conocerme a mayor profundidad, además de aprender a lidiar con mis sombras, con todo aquello que me duele y enfrentar mis conflictos personales. Lo que más aprendí de este personaje es que la vida no es blanca y negra, sino que está cargada de un enorme matices de grises. Esa es la delicia de vivir, la imperfección de lo humano.

¿Cuáles han sido esos proyectos que lo han marcado como actor?

Creo que hay dos proyectos que me han marcado por completo, uno de ellos fue el personaje de Diego, que hice en El octavo mandamiento , que me permitió explorar cosas profesionales que nunca había explorado, fue un enorme reto. El segundo, es el que estrenó hace poquito, que fue el presidente Diego Nava, en la serie Ingobernable , de Netflix. Creo que uno siempre sueña con hacer personajes icónicos y que marquen la historia de un país. Para mí, hacerlo, a través de este personaje, es algo que ha marcado mucho más allá mi carrera.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Erik Hayser explora lo humano y lo divino en ‘Los miserables’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota