Entretenimiento

Lady Di, una princesa congelada en el tiempo

Actualizado el 20 de agosto de 2017 a las 12:00 am

Su trágica muerte, 20 años atrás, sumió al planeta en un estupor que no se esfuma del todo. Diana de Gales marcó un antes y un después en la historia de la realeza y en la misma cultura pop del orbe: su bondad y belleza, y más aún las imperfeciones de su vida, la convirtieron en la reina de los corazones de la gente... hasta el día de hoy.

Entretenimiento

Lady Di, una princesa congelada en el tiempo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Marzo, 1996. La Princesa Diana asistía Hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía en el centro de Londres. Tenía la filantropía arraigada en su ADN. | FOTO: AFP

Volver a escribir sobre el impacto que causó en el planeta la noticia de la muerte de la Princesa Diana de Gales, 20 años atrás, es sumirse en un Déjà Vu y vivirlo de nuevo, como aquel domingo 31 de agosto de 1997, cuando una de las figuras mundiales más admiradas y queridas del mundo murió en un trágico accidente automovilístico mientras intentaba huir de unos paparazis.

El domingo 7 de setiembre, reseñamos en la Revista Dominical de La Nación todo lo acontecido con mayor detalle.

Una anécdota, hoy perdida en el tiempo, ayudó en aquel momento a entender el extraño pesar que se desperdigó como un dominó a lo largo y ancho de buena parte del planeta.

La alerta del accidente fue recibida a eso de las 8 de la noche del 30 de agosto en este lado del mundo (por la diferencia horaria con París).

La Nación, como muchos otros medios en América, pudo reaccionar a tiempo y salió con la trágica noticia, a todo despliegue, en la edición del domingo 31.

Kattia, una muchacha que se ganaba la vida limpiando casas, venía bromeando con sus hijos aquel día en la mañana después de comprar lo del desayuno en la pulpería del barrio cuando, cerca de sus pies cayó el periódico que lanzó el repartidor desde su motocicleta. Aunque generalmente el diario llegaba arrollado, ese día, por casualidad, la portada se desplegó justo frente a sus ojos.

En fracción de segundos, su mirada se clavó en la foto de la Princesa, y su incredulidad se inundó de lágrimas al leer las dos únicas pero fulminantes palabras que acompañaban la imagen: “Murió Diana”.

–“Pero... ¿por qué llora?”, le pregunté, mientras ella trataba inútilmente de controlar su pesar por la noticia y la confusa vergüenza que sentía al derramar lágrimas por alguien tan infinitamente lejana a ella.

–“¡No sé... no sé!”, balbuceó, mientras se alejaba todavía escéptica y recelosa.

La Princesa Diana conversa, en esta foto de abril de 1991, con un enfermo de sida en un hospital de Río de Janeiro. Desde los años 80, se convirtió en una abanderada de la lucha contra esta enfermedad pero, además, creó conciencia mundial sobre el riesgo nulo de contagiarse con un simple contacto físico. (AFP)

Lo mismo les ocurrió a miles de personas en el mundo, de todos los credos, razas, edades y estratos sociales. Muchos no pudieron explicar la razón de su angustia, y quienes lo hicieron atribuyeron el hecho a su mágico carisma, a su enigmática mirada, a su solapada rebeldía y, por supuesto, a esa inusual combinación de sencillez y clase que en su apariencia de muñeca se conjugaban a la perfección.

Ya desde entonces, los medios del mundo coincidían en que el mito de Diana superaría con creces a cualquier leyenda surgida en el siglo pasado, como la de Marilyn Monroe, por ejemplo.

“Es difícil de explicar, pero este deceso se ha sentido de corazón en todo el mundo porque, a diferencia de otros personajes legendarios, ella no desapareció como consecuencia de una naturaleza autodestructiva.

“Todo lo contrario: cada día la princesa Diana daba muestras más elocuentes de sensibilidad, como su preocupación por los enfermos, los desvalidos y las víctimas de las guerras.

Hay quienes opinan que la imagen de Diana era tan grácil y tan etérea, tan estilizada, bella y limpia, que habría sido un crimen para la humanidad, verla envejecer

“Además, es innegable que la avanzada tecnología en comunicaciones contribuyó a lanzar la figura de Diana a los sitios más recónditos del planeta, y desde que empezó su mágico cuento de hadas, ella se convirtió en figura protagónica del mundo del espectáculo”, reseñábamos en la Revista Dominal del primer domingo de setiembre del 97.

Entre las imágenes que se sucedían en forma atolondrada en la memoria colectiva, sobraban las ironías de aquella historia con final fatal.

Una de las más recientes había ocurrido tan solo unas semanas antes, cuando Diana asistía, visiblemente afectada, al funeral de su amigo y modisto, el también famosísimo Gianni Versace, asesinado en Miami el 15 de julio de 1997.

Antes de convertirse en parte de la realeza, Diana era una muchacha que ya había lidiado, exitosamente, con muchos problemas familiares en su niñez. ( AFP)

¿Quién iba a imaginar entonces que la mítica rubia de ojos enrojecidos que intentaba consolar al abatido Elton John, partiría seis semanas después? Y que, de nuevo, Elton John tendría que recoger los pedazos de su corazón para interpretar una versión personalizada de Candle in the Wind ?

Hay quienes opinan que la imagen de Diana era tan grácil y tan etérea, tan estilizada, bella y limpia, que habría sido un crimen que envejeciera.

El origen de todo

La historia de Diana de Gales terminó de la forma más abrupta e impensable posible.

Divorciada desde hacía un año del príncipe Carlos, la mujer de 36 años y su nuevo amor, el productor de cine egipcio Dodi Al Fayed, fueron perseguidos durante todo el verano en el Mediterráneo por los paparazzi.

El 30 de agosto la pareja llegó por la tarde a París y fueron a cenar al Ritz, un hotel de lujo de la plaza Vendome, antes de intentar salir discretamente poco después de la medianoche en un Mercedes.

Perseguido por fotógrafos que se desplazaban en motocicleta, el potente automóvil entró a toda velocidad en un túnel y se estrelló contra un pilar de cemento.

Diana fue extraída por los socorristas del Mercedes destrozado. Dodi Al Fayed y el chofer, que según la investigación tenía un nivel elevado de alcohol en la sangre, murieron en el acto. El guardaespaldas quedó gravemente herido.

Siete fotógrafos fueron detenidos. Al día siguiente, las fotos del accidente se vendieron a las revistas por un millón de dólares.

Los príncipes Harry y William departen con su madre en un acto oficial, en agosto de 1995. dos años después, ella moriría trágicamente. Harry tenía 12 años y William 15, al momento de la muerte de su madre. Hoy, 20 años después, ambos luchan por preservar el legado de su madre. (AFP)

La princesa, que sufría una grave hemorragia interna, fue transportada al hospital Pitié-Salpêtrière. A las 4 de la madrugada, fue declarada muerta.

El mundo amanecería en shock. Había muerto la Princesa del pueblo, Diana de Gales.

Antes de convertirse en “Lady Di”, Diana Spencer era una muchacha casi como cualquiera... excepto porque tuvo una sufrida niñez, una adolescencia marcada por la bulimia y una abrupta llegada a un mundo completamente desconocido para ella, y al que nunca terminaría de acostumbrarse: el de la realeza británica.

“Detrás de las sonrisas en público, se esconde una joven solitaria e infeliz que soporta un matrimonio sin amor", escribió Andrew Morton en su biografía Diana: Su verdadera historia , y de la cual se rescatan algunos pasajes para reconstruir esta pequeña biografía de la princesa.

Sentada en unos fríos escalones de piedra, Diana Spencer, de 6 años, escuchó a su padre subir las maletas al auto y vio luego cómo su madre salía de la casa familiar, Park House, y se alejaba de su vida para siempre.

Ya casada, aún recordaba los dolorosos sentimientos de rechazo, pérdida de confianza y aislamiento que le produjo la separación de sus papás. Muchos otros recuerdos pululaban en su memoria: las lágrimas de su madre, los solitarios silencios de su padre, el inacabable ir y venir entre padre y madre, los sollozos de su hermano Charles al dormirse y los sentimientos de culpabilidad por no haber nacido varón.

Durante su niñez no le faltó nada material, pero abundaron las carencias emocionales. El 1º de julio de 1961 nació Diana Spencer, la tercera hija del vizconde y la vizcondeza de Althorp. En el momento de su llegada, sus padres no se preocuparon por ocultar la frustración que los acosaba: no había nacido un varón, el que tan ansiosamente esperaban para que prolongara el apellido Spencer.

Dieciocho meses antes de nacer Diana, su madre dio a luz a un niño tan deforme y enfermizo que logró vivir solo diez horas. Fue un periodo muy difícil para la pareja, que sufrió fuertes presiones de los parientes mayores. Todos los instaban a investigar “qué era lo que andaba mal en la madre”, pues solo traía hijas al mundo. Antes de Diana y su malogrado hermano, el matrimonio había procreado a Jane y a Sarah.

Lady Althorp, quien entonces tenía solo 23 años, cedió a las presiones familiares y viajó a Londres para someterse a pruebas.

No existe ningún protocolo humano para afrontar lo que les tocó a William y a Harry. Tal cual lo declararon ellos recientemente, ya siendo adultos, con motivo del 20 aniversario de la muerte de su madre. (AFP)

Como diría su hijo Charles, noveno conde Spencer, y quien nació tres años después, "fue un tiempo espantoso para mis padres y probablemente esa fue la raíz de su divorcio. Creo que nunca se sobrepusieron".

Park House era un lugar paradisíaco para los niños, excepto porque crecían sin el cariño de una familia normal. La infancia de los pequeños estuvo plagada de formalidad y restricciones. Como recuerda Charles Althorp: "Era una forma de vida distante de los padres. Sobre todo faltó la figura materna".

En setiembre de 1967 los padres de Diana se separaron y su madre se marchó a Londres, donde se encontró con Peter Shand Kydd, un empresario ostentoso con quien se casaría en 1969. Sus hijos quedaron bajo la custodia paterna, logro que él obtuvo tras una acalorada batalla que ganó porque su rango y título le daban prioridad en el reclamo de los hijos.

El impacto del divorcio en los niños fue profundo. En un momento u otro de sus vidas, tanto Diana, como su hermana mayor Sarah, sufrieron desórdenes en la alimentación, como bulimia y anorexia.

A Diana se le recordaba como una niña regordeta, sencilla, tímida, que nunca podía brillar más que sus hermanas: Jane, la alumna brillante y Sarah, la bella y sociable. A Diana parecía bastarle con servir de ‘empleada doméstica’ de Sarah durante las vacaciones.

A los ojos de quienes entonces visitaban la casa de los Spencer, Diana parecía bastante feliz. Siempre se la pasaba ocupada porque le encantaban los quehaceres domésticos. Por las noches se aseguraba que todas las cortinas de la casa quedaran cerradas y acomodaba el zoológico de peluche que tenía en su dormitorio.

Dejó la escuela a los 16 años sin lograr el título de secundaria, aunque estudió un año más en Suiza, antes de entrar a trabajar en una guardería de Londres.

Su vida cambió drásticamente desde el momento en que se la relacionó con el príncipe Carlos, que a los 32 años le pidió la mano, cuando soportaba presiones para casarse y asegurar la continuación de la línea dinástica.

Diana explicó que solo habían salido trece veces antes de casarse, pero rápidamente cumplió con su cometido de princesa y alumbró un primogénito al año de casarse, Guillermo. Dos años más tarde llegó Enrique, “el rey de repuesto”, como se conoce al segundo hijo de los reyes o los herederos al trono.

La princesa resultó ser una madre extrovertida y cariñosa, lejos de la sobriedad de su suegra, tenía estilo vistiendo y se comprometía con la defensa de los parias, como los leprosos y los enfermos de sida, a los que estrechaba la mano rompiendo tabúes.

Bajo la superficie, sin embargo, se escondían los primeros problemas, la bulimia, las dudas, todo empeorado por la sensación de que su marido no la quería y al resto de la familia real le importaba poco.

La princesa Diana falleció el 31 de agosto de 1997. (AFP)

Los rumores de que el matrimonio atravesaba problemas afloraron a la luz en 1992, gracias a un libro de Andrew Morton estratégicamente bendecido por Diana .

El año acabó con el anuncio bomba de la separación.

Diana cruzó la línea con su entrevista de 1995 en el programa de la BBC Panorama, admitiendo su romance con el oficial James Hewitt, criticando a la familia real y las aptitudes de Carlos.

Poco después, la reina escribió a la pareja pidiéndoles que se divorciaran.

El 28 de agosto de 1996, el divorcio se hizo oficial y Diana fue despojada del título de Su Alteza Real. El cuento de hadas había acabado.

Todavía princesa, Diana permaneció en el foco público.

Halló una nueva pareja en Dodi Fayed, el hijo del empresario multimillonario Mohamed Al Fayed, que murió con ella el 31 de agosto de 1997, cuando su coche se estrelló en un túnel de París cuando trataba de escapar de los paparazzi.

Lady Di, una princesa congelada en el tiempo

Las muestras de dolor fueron enormes. La gente depositó millones de flores a las puertas de su residencia, el palacio de Kensington, y miles y miles de personas se congregaron en las calles de Londres para su funeral.

Dos décadas después, el apoyo a la monarquía es sólido, y Carlos y Camila parecen rehabilitados, pero nunca disfrutarán de la popularidad de Diana , que se propuso, según sus palabras, ser “la reina de los corazones de la gente”.

Hoy por hoy, Diana de Gales se cuenta entre las 100 personalidades más influyentes del siglo pasado, enlistado que realizó por primera vez la prestigiosa revista Time, en 1999, con motivo del cambio de siglo, y que hoy es ya una tradición. Si se mira bien, Diana de Gales aventajó a personajes inimaginables en esa lista: ella quedó entre los primeros 10. Hoy, a punto de conmemorar su vida y su legado, se impone siempre aquella frase de que “20 años no son nada”. Con Lady Di, tal cual. Porque es un hecho que ella vivirá en los corazones de todos los que la conocimos, por la vía que fuere... hasta el final de nuestros tiempos.

Nos atrevemos a especular, que Diana de Gales trascenderá varias de nuestras generaciones, por los siglos de los siglos...

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Lady Di, una princesa congelada en el tiempo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota