Entretenimiento

Crítica de música: El sabor del arroz con mango

Actualizado el 04 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Dos artistas; dos mundos distantes

Entretenimiento

Crítica de música: El sabor del arroz con mango

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Qué tienen en común Enrique Iglesias y Capital Cities?

La respuesta es sencilla: los dos vinieron al mismo concierto a Costa Rica.

Musicalmente los estadounidenses y el español tienen poco o nada en común; por eso desde el principio resultó raro (o rarísimo) que aparecieran en un solo cartel en un concierto sin tintes de festival. Nada se podía hacer, la entrada era una: la de un arroz con mango.

Sin embargo, la convocatoria para el concierto en el Parque Viva, en su gruesa mayoría, fue lograda por el cantante de Enamorado por primera vez . Menos eran los que habían ido exclusivamente por Capital Cities, y por ello no fue ni significativo ni notorio el éxodo que se produjo tímidamente después de la conclusión del show del dúo.

Esta banda llegó al país aún siendo joven; no por ello menos exitosa. Dos sencillos que siguen frescos ( Safe and Sound (2011) y Kangaroo Court (2012) son –evidentemente– sus mejores cartas de presentación hasta la fecha, aunque tienen otros temas tan pegajosos como Farrah Fawcett Hair , el grupo es incapaz de sostener una presentación de 45 minutos con material propio. ¿Es en serio?

Capital Cities llegó a Costa Rica con cuatro covers en la bolsa. Si bien estos suenan impresos con un sello muy propio, resulta raro y un poco lamentable que esta sea la oferta para buscar encantar a un país que no los ha visto antes.

Aquello no fue lo peor, pues para el cierre (donde suele ponérsele la cereza al pastel), el grupo decidió repetir Safe and Sound , pero ya no con instrumentos y voces en directo , sino más bien con una pista de fondo y todos los músicos brincando en la tarima. Lo mismo hubiera dado si hubieran interpretado una de esas consabidas celebraciones de “oe, oe, oe, ticos, ticos”.

La asistencia al concierto se mantuvo nutrida durante todas las presentaciones.
ampliar
La asistencia al concierto se mantuvo nutrida durante todas las presentaciones.

Entrelineas, manejó sin miedo al público y se animó a hacerlo bailar, pero también incluyó varios temas ajenos en su intervención. Quizá fueron más de los que se podría esperar que un grupo nacional escoja para una gran oportunidad de exposición.

En Costa Rica es normal que al artista local se le ofrezcan menores cualidades sonoras. A Entrelineas le pasó lo mismo. No hubo espacio para acompañarse de visuales, ni tampoco para un sonido suficiente. Este trato ha sido normal en cualquier recinto del país, mas no por ello justo.

Justo será el día en que el “telonero” no sea marginado en la capacidad de sonido de un buen lugar para conciertos.

¿El mejor? Se decía que el Sex and Love es el mejor espectáculo que ha cobijado a Enrique Iglesias. Si esto es cierto, el show del sábado no habla bien de sí mismo, sino mal de los espectáculos anteriores.

En términos técnicos, el confetti, el humo y un par de animaciones en las luces LED son lo más atractivo que viene con el español, o al menos a vista del espectador. Con aquello no alcanza para catalogarlo como “lo mejor”, en una carrera de 20 años.

El carisma y el constante acercamiento del cantante al público , son los puntos altos de él como artista en vivo. Además, el apropiado ordenamiento del repertorio hace que el show conduzca con cadencia la energía y los sentimientos del extasiado público.

Al oído, la banda de Enrique en directo es todo un lujo por el coprotagonismo que toma.

La calidad de los instrumentistas y coristas es indiscutible, pero además indispensable para Iglesias. Él inevitablemente pide a gritos que algo cubra sus veteranas y populares falencias vocales y rítmicas, esas que siempre están bailando.

Artistas internacionales: Enrique Iglesias y Capital CitiesArtista nacional: EntrelineasLugar: Anfiteatro Coca Cola del Parque VivaFecha: sábado 2 de mayoOrganización: Bliss y One Entertainment

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de música: El sabor del arroz con mango

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota