Nacional

En 2010 había amenazas y robos

Colegio de Siquirres derrotó el matonismo

Actualizado el 16 de octubre de 2012 a las 12:00 am

La pandilla que provocaba caos dejó esa institución de casi 2.000 alumnos

MEP pide a profesores identificar el ‘bullying’ para que haya paz en colegios

Nacional

Colegio de Siquirres derrotó el matonismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Cristian Cerdas asegura que de nuevo es seguro caminar en el  Colegio Técnico Profesional Padre Roberto Evans, de Siquirres. | ALEJANDRO NERDRICK
ampliar
Cristian Cerdas asegura que de nuevo es seguro caminar en el Colegio Técnico Profesional Padre Roberto Evans, de Siquirres. | ALEJANDRO NERDRICK

Siquirres y San José. En julio del 2010, estudiantes y profesores del Colegio Técnico Profesional Padre Roberto Evans de Siquirres, Limón, no soportaron más y suspendieron las clases.

Esta medida extrema la tomaron porque una pandilla integrada por 12 alumnos los amenazaba y hasta asaltaba.

Dos años después, los casi 2.000 colegiales de ese centro educativo estudian en un ambiente de paz, mientras que los agresores se marcharon del lugar.

Cristian Cerdas Sánchez, presidente del gobierno estudiantil, contó que casi desaparecieron los robos y amenazas dentro del liceo.

“Hemos vencido la delincuencia. Yo fui víctima de robo en ese tiempo, al principio pensé que vacilaban pero me sujetaron del cuello y me sustrajeron el dinero. El joven (asaltante) un día me tiró piedras molesto porque puse la denuncia”, expresó Cerdas.

Para evitar que los casos de matonismo lleguen a este extremo en otros colegios, el Ministerio de Educación Pública (MEP) elaboró un protocolo para los educadores.

El primer paso, según el documento, es identificar a posibles víctimas de bullying (matonismo).

Luego, deben garantizar protección a la víctima y tomar las medidas contra el agresor para que cese el hostigamiento.

En ocasiones, la agresión empieza por situaciones que algunos pueden considerar como irrelevantes como, por ejemplo, no permitir que un compañero participe en alguna actividad.

Dyaláh Calderón, viceministra académica de Educación, resaltó que esos estudiantes se sienten excluidos, lo que puede provocarles desgano por estudiar.

“Hay un tema de no sentirse parte del grupo de referencia. Hay rechazo, no hay igualdad de oportunidades para participar en espacios de convivencia, porque no son populares o lindos o no tienen las mismas habilidades sociales”, argumentó Calderón.

Cristian Cerdas reconoce que en el 2010 se sentían temerosos dentro del colegio, y percibían un ambiente de inseguridad.

“Los estudiantes caminan por el centro educativo más seguros. Ahora sí le doy un 10 a la seguridad y seguiremos así para que nadie nos robe la paz”, afirmó Cerdas.

  • Comparta este artículo
Nacional

Colegio de Siquirres derrotó el matonismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota