Mundo

Marco Rubio apuesta a la esperanza para mantener viva su candidatura

Actualizado el 02 de septiembre de 2015 a las 06:08 pm

A seis meses de que arranquen las primarias en Iowa Rubio tiene apenas 7% de las preferencias

Mundo

Marco Rubio apuesta a la esperanza para mantener viva su candidatura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Foto del 5 de agosto del precandidato presidencial republicano Marco Rubio cuando saludaba a sus seguidores luego de pronunciar un discurso de campaña en Cleveland, Ohio. (AFP)

Washington

Los precandidatos presidenciales del Partido Republicano para 2016 forman un grupo que no se caracteriza precisamente por el buen humor ni la cortesía, aunque el joven senador Marco Rubio visiblemente apostó por una postura diferente.Donald Trump ya ha humillado a más personas que el rey Lear, Chris Christie se vio envuelto en pugilatos verbales con opositores, y Lindsey Graham da la impresión de encontrarse a punto de declarar la guerra a alguien o a algo.Todos los aspirantes republicanos han llamado la atención sobre los males del Estados Unidos actual, que según ellos se encuentra al borde de un abismo moral y de la pérdida de peso internacional.Tras siete años con un presidente demócrata en la Casa Blanca, esa retórica se adapta sin problemas al humor de los republicanos.En contrapartida, Rubio, un senador relativamente joven y de origen cubano, decidió apoyar su campaña en la idea de la esperanza."Yo creo que Estados Unidos es la mayor nación del planeta", expresa en su sitio web oficial. "Está en nosotros hacer que el siglo XXI sea el más libre y el más próspero", apunta.Rubio no duda en atacar al presidente Barack Obama y a la probable candidata demócrata Hillary Clinton. Pero aún a riesgo de ser comparado con Obama, mantuvo su discurso centrado en las ideas de esperanza y cambio.En ese escenario, la pregunta es cómo podrá este hispano de 44 años hacer que su mensaje tenga eco en un electorado republicano que es mayoritariamente más viejo, blanco y está profundamente irritado."Trump obtiene mucho apoyo de un ala del partido a la que le gusta lo cruel", dijo Katie Packer Gage, una consultora política de los republicanos. "Pero no es todo el partido", añadió.Packer Gage -quien fue vicedirectora de la campaña presidencial de Mitt Romney en 2012 y cuya firma brinda soporte a Rubio- sostuvo que la misma estrategia ya favoreció a otros republicanos en el pasado."Rubio se presenta como un político fuerte y decidido, pero siempre un caballero. Mitt (Romney) llegó lejos con ese perfil. Creo que uno puede ser fuerte y hasta irritado sin ser cruel o sin clase", apuntó.Rubio debió batallar desde que tuvo un primer empuje en los sondeos, cuando entró a la carrera presidencial en abril.A seis meses de que arranquen las primarias en Iowa, Rubio cuenta aproximadamente con 7% de las preferencias, rodeado de una multitud de candidatos y muy por detrás de Trump.En New Hampshire y Carolina del Sur, que también votarán en febrero, los números de  Rubio   son todavía peores.Un estudio de la firma TargetPoint indicó recientemente que  Rubio   "es muy popular en el electorado republicano, pero se muestra incapaz de transformar esa popularidad en una clara preferencia"."Nadie tiene más espacio para crecer que Rubio", apuntó el estudio.En opinión de Packer Gage, el atractivo de Rubio será fundamental cuando la cantidad de aspirantes republicanos disminuya."Algunos candidatos tendrán problemas para conseguir dinero y quedarán por el camino. Otros cometerán grandes equivocaciones y quedarán por el camino. No parece que  Rubio   pueda sufrir de alguno de esos dos problemas", señaló.En la visión de la especialista, "con excepción de los rabiosos electores antiinmigrantes, Rubio es la segunda opción de mucha gente. A medida que la exposición aumente, el respaldo crecerá".No obstante, el calendario electoral deja claro cuán estrecha puede ser la oportunidad de  Rubio, por lo que buscará tener una participación estelar en el debate entre los aspirantes republicanos del 16 de setiembre, para impulsar su recaudación de fondos y asentar su candidatura.

Las primarias en Nevada, a fines de febrero, serán el divisor de aguas.Rubio vivió en Las Vegas, Nevada, en su infancia y en algún momento inclusive fue mormón, un importante bloque electoral en ese Estado.Pero aún más importante, Nevada es culturalmente diverso y relativamente joven, de forma que su mensaje de optimismo puede calar hondo."Cuando uno empieza con estados como New Hampshire y Iowa, donde la diversidad no es una prioridad -son estados blancos y rurales- es una desventaja para candidatos como  Rubio", dijo Susan MacManus, profesora de ciencia política en Florida.Pero una derrota en Nevada plantearía serias dudas sobre las posibilidades de  Rubio. Una victoria, en cambio, le servirá de catapulta para los estados del sur y la importantísima primaria de Florida, en marzo.Florida se perfila como el campo de batalla entre  Rubio   y su antiguo mentor Jeb Bush, quien parece tener los bolsillos mejor provistos para el embate."Quien esté adelante en las primarias posiblemente ganará en Florida, porque muchos (votantes) republicanos solo quieren conquistar la Casa Blanca", dijo MacManus.Por ello,  Rubio   tendrá que llegar a marzo con las baterías cargadas, o correrá el riesgo de ser el contricante cortés que representa apenas la segunda opción para todos.

  • Comparta este artículo
Mundo

Marco Rubio apuesta a la esperanza para mantener viva su candidatura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota