Mundo

Encuentro de dos días en West Palm Beach, Florida

Donald Trump recibe al presidente de China, Xi Jinping, para reunión con agenda abierta

Actualizado el 06 de abril de 2017 a las 04:50 pm

Mundo

Donald Trump recibe al presidente de China, Xi Jinping, para reunión con agenda abierta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El presidente estadounidense, Donald Trump, daba la bienvida este jueves a su homólogo de China, Xi Jinping (derecha), en la residencia particular de Mar-a-Lago, en West Palm Beach, Florida. (AP)

West Palm Beach, EE. UU.

Donald Trump, quien criticó duramente a China antes de su elección, se reúne este jueves cara a cara con el presidente Xi Jinping en  Mar-a-Lago, la lujosa residencia del multimillonario presidente estadounidense en Florida.

El jefe del país más poblado del mundo, quien fue recibido en la tarde en el aeropuerto de Palm Beach por el secretario de Estado, Rex Tillerson, y una guardia militar de honor, hasta ahora ha sido cauteloso en sus reacciones a las provocaciones del magnate inmobiliario.

Trump llegó poco después a su "Casa Blanca de invierno", como apodó el presidente a su resort de Florida, donde sostendrá con Xi una serie de reuniones en lo que promete ser una clase maestra de estudiada informalidad.

La agenda de la cumbre de 24 horas es deliberadamente abierta, con la idea de dejar a ambos líderes cierta libertad de movimientos.

Matt Pottinger, el experto de la Casa Blanca en asuntos asiáticos que estuvo a cargo de planificar la cumbre, aseguró que habrá una "interacción distendida" a pesar del trasfondo de tensiones sobre el comercio y Corea del Norte.

"Las esposas estarán allí", dijo Pottinger, refiriéndose a la cena el jueves de ambos líderes con la exmodelo Melania Trump y Peng Liyuan, una cantante folk que tiempo atrás fue más famosa que su marido Xi.

La cumbre continuará con un almuerzo de trabajo el viernes.

Atendiendo preocupaciones de seguridad y de percepción de la opinión pública, Xi y su esposa no se hospedarán en Mar-a-Lago,  sino en un resort cercano en la costa floridana que, por ahora, está siendo vigilado por francotiradores, unidades tácticas y guardacostas.

El magnate inmobiliario ha calificado a China como el principal rival de Estados Unidos, principalmente en materia de comercio internacional, y la ha acusado de debilidad en su respuesta a la amenaza nuclear que representa Corea del Norte.

También acusó a Pekín de "manipular" su moneda.

Asuntos por analizar. Aunque ambos países deberían continuar su "tradición" diplomática de mantener "compromisos fuertes", hay varias piedras angulares en el camino por analizar, destacó el miércoles Susan Thornton, responsable para Asia del Departamento de Estado.

El primer tema espinoso es Corea del Norte, que volvió a desafiar a Estados Unidos y a la comunidad internacional el miércoles lanzando su quinto misil en lo que va de año.

Unas horas antes de recibir a Xi, Trump aseguró en una conversación telefónica al primer ministro japonés, Shinzo Abe, que Estados Unidos "continuará reforzando su capacidad militar" frente a "la seria amenaza que sigue representando Corea del Norte".

Desde hace varias semanas, Washington exhorta a Pekín a presionar a su aliado Pionyang, a quien ofrece un colchón diplomático en Naciones Unidas.

Manifestantes protestaban el jueves al paso de la caravana del presidente chino, Xi Jinping, quien se dirigía a la residencia de Donald Trump, en West Palm Beach. (AFP)

Trump dejó caer la amenaza de una intervención militar unilateral en una entrevista publicada el domingo por el Financial Times, apuntando que está preparado para "solucionar" solo el problema norcoreano si China duda demasiado tiempo.

Y a Abe le dijo el miércoles que "todas las opciones están sobre la mesa".

Pionyang está intentando desarrollar misiles balísticos intercontinentales que podrían alcanzar territorio estadounidense.

"Es un problema que se ha vuelto urgente. Es una amenaza urgente y mundial. Por lo tanto, es un tema que discutiremos", afirmó Thornton, que estará este jueves en Mar-a-Lago.

"Creo que buscaremos la ayuda de China para aumentar la presión" sobre Corea del Norte, precisó.

Otro tema candente que debería estar en la agenda de las conversaciones es el comercio.

Trump quiere abordar el déficit de Estados Unidos con China, que se elevó a $350.000 millones  en el 2016.

La Casa Blanca ha prometido hablar de forma franca sobre esta cuestión, para "reducir las barreras a la inversión y a los intercambios creados por los chinos", explicó una fuente gubernamental.

China impone un arancel del 25% a las importaciones de vehículos, limita las importaciones de muchos productos agrícolas y cierra el importante sector de servicios a las inversiones extranjeras.

En este contexto, es difícil predecir hacia dónde irán las conversaciones.

Trump recibió hace unas semanas al primer ministro japonés, Shinzo Abe, en Mar-a-Lago. Aquel encuentro también estuvo marcado por un lanzamiento de misil balístico norcoreano, que convirtió la cena en una reunión de crisis.

"Es la primera vez que los presidentes (estadounidense y chino) se reunirán" para intentar acercar sus puntos de vista, reiteró Thornton. "Pero no será la última" vez, avanzó.

  • Comparta este artículo
Mundo

Donald Trump recibe al presidente de China, Xi Jinping, para reunión con agenda abierta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota