Mundo

Cumbre de mandatarios en Bruselas

Europeos que residen en Reino Unido podrán seguir viviendo allí, promete Theresa May

Actualizado el 22 de junio de 2017 a las 04:54 pm

Los 27  insisten en que Tribunal de Justicia de la UE decida en caso de diferendos

Mundo

Europeos que residen en Reino Unido podrán seguir viviendo allí, promete Theresa May

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La primera ministra británica, Theresa May, a la salida de una reunión, el jueves en Bruselas, en la cual los líderes europesos acordaron mantener la presión contra el extremismo y fortalecer los esfuerzos contra quienes se unen a grupos terroristas. (AP)

Bruselas

Los ciudadanos de la Unión Europea (UE) que residen en Reino Unido podrán permanecer en el país tras el brexit, según los planes desvelados este jueves por la primera ministra Theresa May a unos socios europeos con la confianza recobrada en su futuro con  27 miembros.

Theresa May expresó "un compromiso claro de que a ningún ciudadano de la UE actualmente en Reino Unido de manera legal se le pedirá abandonar el país en el momento en que Reino Unido deje la UE", dijo una fuente del Gobierno británico.

La primera ministra llegó en una situación de debilidad a la cumbre de dos días en Bruselas, tras perder la mayoría absoluta en unos elecciones anticipadas, y frente a ella tenía a unos pares europeos, cuya prioridad es "moldear el futuro a 27", en palabras de la canciller alemana, Ángela Merkel.

"El Consejo Europeo no es un foro para las negociaciones del brexit", que comenzaron el lunes con la asunción por parte de Reino Unido de los tiempos y las prioridades de los 27, había advertido poco antes de su intervención el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Casi un año después de la victoria del brexit (salida británica de la Unión Europea)en referendo, impulsada en parte por la cuestión migratoria, May prometió que "todos los ciudadanos de la UE que residen legalmente, cuando se marche Reino Unido, tendrán la posibilidad de regular su estatuto para continuar en el país".

Sin embargo, su esperada oferta, que calificó de "justa y seria", podría no satisfacer a los 27, sobre todo por su rechazo a que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) sea el responsable de resolver los eventuales diferendos sobre cuestiones vinculadas a los derechos tras el brexit, como pretende Bruselas.

Garantizar los derechos de los ciudadanos europeos en Reino Unido tras el brexit es una de las prioridades de la UE que Londres aceptó negociar en primer lugar, antes de empezar a discutir sobre un acuerdo de libre comercio entre ambos, deseado por el Gobierno británico.

Luego de  más de 40 años de unión a ambos lados del canal de la Mancha, más de tres millones de ciudadanos de la UE viven en Reino Unido y alrededor de un millón de británicos residen en el resto de países del bloque, la mayoría en España.

Aunque el brexit es uno de los principales retos para el bloque, sus mandatarios parecen preferir ver más allá. La UE quiere "conducir estas negociaciones (de divorcio) con buen ánimo", pero debe concentrarse "ante todo en el futuro de los 27", subrayó Merkel.

Reubicación de agencias. La marcha de Reino Unido, que de cumplirse los plazos tendrá lugar en marzo de 2019, implicará también la salida de las agencias comunitarias actualmente en Londres y cuyo traslado tenían previsto discutir tras la intervención de May, a cuyo término dejó solos a sus 27 socios.

Gran parte de los países ya han mostrado su interés en acoger la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) o la Autoridad Bancaria Europea (EBA), junto a los trabajadores, sus familias y los beneficios económicos derivados. El debate pondrá a prueba su unidad.

Los mandatarios debían aprobar el jueves los criterios y el método de elección -ya conocido como sistema 'Eurovisión' en referencia al popular concurso de la canción- de las ciudades que las acogerán, si bien el presidente francés, Emmanuel Macron, ya advirtió contra llevar a cabo una discusión maratónica.

En cambio, Macron expresó, en su primera cumbre, su voluntad de "hacer avanzar el proyecto de una Europa que protege", en un contexto de atentados en Europa desde el ataque contra Charlie Hebdo en enero de 2015, el último de ellos, el martes en Bruselas.

Los líderes urgieron así a las plataformas digitales, como redes sociales, a hacer más en la lucha contra el terrorismo, con el desarrollo, por ejemplo, de herramientas que permitan eliminar automáticamente contenidos que inciten a ello.

En el ámbito diplomático, los 28 aceptaron prolongar las sanciones impuestas a Rusia por su papel en el conflicto de Ucrania, después de constatar la falta de progresos en la aplicación de los acuerdos de paz expuesta por Macron y Merkel.

Y, en el frente transatlántico, la UE reafirmó su compromiso con el Acuerdo de París sobre clima, del que el presidente estadounidense Donald Trump anunció su retirada.

Los acuerdos de libre comercio, en especial los negociados actualmente con Japón, Mercosur y México, o las prácticas de competencia desleal en el comercio internacional centrarán la jornada del viernes, junto a la crisis migratoria en el Mediterráneo central.

  • Comparta este artículo
Mundo

Europeos que residen en Reino Unido podrán seguir viviendo allí, promete Theresa May

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota