Mundo

El caso de los 33 mineros atrapados en Chile cerró sin acusados

Actualizado el 01 de agosto de 2013 a las 05:13 pm

La investigación penal se abrió tras el derrumbe que el 5 de agosto de 2010 sepultó a los mineros a más de 600 metros de profundidad, en un yacimiento que se explotaba por más de cien años

Mundo

El caso de los 33 mineros atrapados en Chile cerró sin acusados

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El último de los 33 mineros chilenos en ser rescatado, Luis Urzúa (centro izq.), celebra junto al presidente chileno Sebastián Piñera (C) luego de salir de la cápsula Fénix 2 tras permanecer atrapados durante dos meses en una mina en el norte de Chile. (Archivo)

Santiago, Chile

Tres años después del derrumbe que sepultó a los 33 mineros de Atacama al fondo de una mina en el norte de Chile, la Fiscalía cerró el caso sin acusados, mientras sus protagonistas están lejos de tener la fama y fortuna que se pensó.

La investigación, que perseguía la responsabilidad penal de los dueños de la mina San José, se cerró sin acusaciones al determinarse que no existían elementos para continuar la indagación.

"Se adoptó esa decisión de no perseverar, porque no había convicción para formular una acusación", dijo el fiscal regional de Atacama, Héctor Mella, a periodistas este miércoles.

El cierre de la indagación se conoce a cuatro días del tercer aniversario de un derrumbe que originó una historia de sobrevivencia que impactó al mundo, reabriendo heridas en los mineros.

"íMe enterraron otra vez estos desgraciados! Estoy mal, he llorado toda la mañana, esto es un ejemplo de la mala justicia chilena, se pudo haber hecho mucho más", criticó el minero Mario Sepúlveda, el más extrovertido del grupo.

"Nosotros llamamos a nuestro abogado y nos dijo que estuviéramos tranquilos, (porque) tenemos otra demanda por negligencia" contra el Estado, comentó por su parte, más calmado, el minero Luis Urzúa, que actúa como vocero del grupo.

La investigación penal se abrió tras el derrumbe que el 5 de agosto de 2010 sepultó a los mineros a más de 600 metros de profundidad, en un yacimiento que se explotaba por más de cien años, no tenía vías de emergencia ya que había sido clausurada por otros accidentes.

El proceso tenía como principales inculpados a los dueños del yacimiento, los empresarios Marcelo Kemeny y Alejandro Bohn.

La decisión de no perseverar "es una muestra clara de que efectivamente los dueños de la mina San José no había cometido ningún delito (...) Fue un lamentable accidente", dijo su abogada defensora, Catherine Lathrop, al diario La Tercera.

En paralelo, sigue su curso la demanda civil por negligencia en que los mineros exigen una indemnización de casi 500.000 dólares para cada uno. En ella, se acusa al Servicio Nacional de Geología y Minas (Sernageomín) de no haber inspeccionado las condiciones laborales y de seguridad de la mina.

PUBLICIDAD

El Sernageomin fue restructurado tras el accidente y se aumentó el número de fiscalizadores.

"Me parece increíble que después de tres años de investigación se determine eso", comentó de su lado el exministro de Minería y quien lideró el rescate, Laurence Golborne.

"Mi reacción es de dolor". Que se considere que no hay culpables "es difícil de aceptar", planteó por su parte la senadora socialista por la zona, Isabel Allende.

La mina San José permanece semiabandonada, mientras que los dueños del yacimiento acordaron en 2011 el pago del 25% de los costos del rescate, que en total ascendieron a 22 millones de dólares, por la perforación de un gigantesco túnel por el cual emergieron, uno a uno, los mineros.

Los mineros recordarán el lunes el tercer aniversario del derrumbe con una misa en Copiapó (800 km al norte de Santiago). Tres años después, sus vidas transcurren lejos de la fama y fortuna que se pensó podrían atesorar como protagonistas de esta increíble historia.

"Los 33 están bien todos, trabajando y viviendo ya en distintas partes del país", relata Urzúa.

¿Alguno de ellos ha alcanzado fama y fortuna? "Nooo'. Imagínese, si estuviéramos millonarios no estaríamos andando en metro (transporte público)", responde el líder de los mineros, el último en abandonar la mina la noche del 13 de octubre, al final de una impecable operación de rescate.

"Nosotros somos mineros, somos firmes y por eso no andamos llorando nuestra situación. Mucha gente cree que estamos bien y con plata, porque no nos gusta llorar. Si lloramos no somos mineros", agrega.

Mario Sepúlveda, que ganó fama al animar los vídeo que se grabaron en el interior de la mina, es más lapidario:

"Lo único que han hecho es decir que nosotros estamos millonarios, que estamos podridos en plata y lo único que nos han hecho es daño. Nosotros, por respeto al pueblo chileno y la gente que nos rescató, no hemos dicho verdades, pero ahora denunciaremos dentro y fuera del país verdades que nos han afectado", afirmó.

Después del rescate, les llovieron las ofertas para asistir a programas de televisión en Chile y el extranjero. Algunos no soportaron la exposición y se volcaron al alcohol en los días posteriores.

PUBLICIDAD

Al cabo de un año, la normalidad había retornado a la vida de la mayoría, que emprendieron negocios propios o volvieron a trabajar en la minería. El Estado otorgó pensiones a los de más edad o con problemas de salud del grupo.

En el proyecto más ambicioso, un estudio de Hollywood prepara una película sobre la historia, que protagonizarán Jennifer López y Antonio Banderas, pero de los millones prometidos por la venta de los derechos los mineros aún no ven mucho.

"La película está funcionando, lento, pero está funcionando", dice Urzúa. "Nos vamos a hacer millonarios con un próximo libro que vamos a escribir", agrega con ironía.

  • Comparta este artículo
Mundo

El caso de los 33 mineros atrapados en Chile cerró sin acusados

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota