Mundo

Irak cerca de otra guerra civil sectaria

Actualizado el 29 de abril de 2013 a las 12:00 am

Los choques entre chiíes y suníes causaron 200 muertos en una semana

Mundo

Irak cerca de otra guerra civil sectaria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Durante los últimos meses las protestas a favor y en contra del gobierno se han intensificado. | ARCHIVO.
ampliar
Durante los últimos meses las protestas a favor y en contra del gobierno se han intensificado. | ARCHIVO.

Dubái (El País Internacional). Dos centenares de muertos en menos de una semana son muchos incluso para el nivel de violencia al que nos tiene acostumbrados Irak.

Además, el último estallido podría tratarse no solo de un repunte de la violencia sino de un salto cualitativo que termine por sumir ese maltrecho país en la guerra civil que lo amenaza desde la invasión estadounidense de 2003.

Su controvertido primer ministro, Nuri al Maliki, ha reconocido ese peligro, pero en lugar de dar un paso valiente hacia la reconciliación de la mayoría chií con la minoría suní, cuyo sentimiento de marginación está en el origen del problema, se ha limitado a culpar al mensajero y a cerrar diez cadenas de televisión a las que acusa de alentar el sectarismo.

El golpe de gracia a una situación que ya era delicada llegó el pasado martes, cuando las fuerzas de seguridad actuaron contra la acampada de la comunidad árabe suní en Hawija, a 200 kilómetros de Bagdad y muy cerca de la bomba de relojería étnica que es la ciudad de Kirkuk.

El medio centenar de muertos que dejó esa intervención desató una oleada de represalias en las cinco provincias donde los árabes suníes son más numerosos y donde desde diciembre protestan contra el Gobierno central, que perciben como monopolizado por los chiíes. Los muertos sumaban el domingo 215 según las agencias de noticias.

“Es la crisis más grave y peligrosa (...) desde 1921”, declaró Muafak al Rubai, antiguo consejero de Seguridad Nacional, citado por France Presse .

La Liga de Naciones reconoció a Irak como Estado bajo mandato británico en 1920. Dadas las vicisitudes que ha vivido el país desde entonces, puede parecer exagerado, pero no cabe duda de que “ha empezado a deslizarse de forma peligrosa hacia el enfrentamiento”, tal como ha advertido el International Crisis Group (ICG) .

El propio primer ministro ha alertado del riesgo de que se reavive “la guerra civil confesional” que desangró Irak entre 2006 y 2007, cuando atentados y asesinatos selectivos perpetrados por milicias de ambas ramas del islam causaron decenas de miles de muertos.

La seguridad ha mejorado mucho desde entonces, pero la violencia entre las comunidades chií y suní “ha regresado a Irak porque empezó en otro lugar de la región”, aseguró el sábado Al Maliki, apuntando al actual conflicto en la vecina Siria.

PUBLICIDAD

Los analistas del ICG admiten que “la guerra en Siria también influye”. Como otros observadores opinan que, según ese enfrentamiento se intensifica, los suníes iraquíes experimentan una creciente solidaridad con sus hermanos de fe y comparten la hostilidad hacia un supuesto eje chií formado por Hezbolá, Damasco, Bagdad y Teherán.

Sin embargo, eso no es excusa para que el gobierno de Al Maliki ignore las quejas fundadas de los suníes. Si no se da prisa en garantizar una adecuada participación de esa comunidad en el sistema político, sus líderes tendrán una buena excusa para alinearse con los sectores más radicales, e incluso reforzar los lazos con aquellos actores regionales que apoyan a la oposición siria.

Suspender diez cadenas de televisión, entre ellas la polémica Al Yazira, con el pretexto de que “incitan a la violencia y al sectarismo” no parece que vaya a solucionar el problema, menos aún cuando la mayoría de ellas son canales locales de las zonas suníes.

  • Comparta este artículo
Mundo

Irak cerca de otra guerra civil sectaria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota