Mundo

Se acaba la 'tregua' en Guantámano tras finalizar el ramadán

Actualizado el 12 de agosto de 2013 a las 08:06 am

Autoridades dicen que esperan que desórdenes resurjan en la prisión

Mundo

Se acaba la 'tregua' en Guantámano tras finalizar el ramadán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Base Naval Guantánamo

En Guantánamo, donde el ramadán es vivido tradicionalmente como una tregua, las autoridades militares esperan que con su fin resurjan los desórdenes en la prisión, poblada por hombres detenidos desde hace más de diez años sin juicio.

El sol abrazador aún no ha asomado en Cuba para el Eid al Fitr el viernes, fin del duodécimo ramadán en Guantánamo, y una quincena de detenidos del bloque Echo inicia en el patio la oración matutina. El sonido de sus rezos vuela por encima de los muros del campo 6, donde los presos más "conciliadores" están autorizados a vivir en comunidad.

Este año, el Fitr, la fiesta que celebra el final del ayuno y que se extendió hasta el domingo en la noche en Guantánamo , ha estado ensombrecida por una huelga de hambre sin precedentes seguida por 53 prisioneros.

El "menú especial" que se sirvió durante esos tres días incluyó "pollo halal, carne vacuna halal, cordero, dátiles, miel", enumera Sam Scott, el jefe de los cocineros, en medio del bullicio de las cocinas.

Para los huelguistas, al caer la noche sería una cena forzada. El sábado, 38 de los 53 hombres que se adhieren a la huelga debieron soportar la medida.

Una cifra que disminuyó diariamente, tal vez gracias a la amnistía acordada tradicionalmente por las autoridades en favor del mes de ramadán. Esta "gracia del Ramadán" permite hacer borrón y cuenta nueva respecto a los procedimientos disciplinarios para los 166 detenidos, en muchos casos encarcelados sin ningún cargo por su presunta vinculación a actividades terroristas.

"Algunos han aprovechado esta oportunidad para calmarse, pero para otros, no pasarán dos días para que empiecen de nuevo a insultar a los guardias", dice el capitán Robert Durand, director de comunicaciones de Guantánamo .

"No esperamos un gran motín, pero sí un aumento de los desórdenes al finalizar el Ramadán", advierte.

Lanzamiento de orina y excrementos, escupitajos o puñetazos, "si hay alguna oportunidad para que un prisionero haga de las suyas, unos cuantos aprovecharán la ocasión", agregó el funcionario, quien observó, como es habitual, "una gran calma en el centro" y "poca actividad" de los detenidos durante el mes sagrado del calendario musulmán.

PUBLICIDAD

"Durante el ramadán, los presos tienden a ser más colaboradores", dice el comandante de la prisión, el coronel John Bogdan. "No cesan del todo las agresiones, pero se reducen de manera significativa", dice en una entrevista con la AFP en el lugar.

"Tenemos varios detenidos que han sido muy conciliadores y han obedecido el reglamento, y les hemos propuesto volver a las zonas en las que viven en comunidad en vez de en celdas individuales", dice.

Casi todos los prisioneros fueron transferidos a celdas individuales el 13 de abril, tras una fuerte protesta que culminó con disparos de balas de plástico, destrozos de las cámaras de vigilancia y heridos leves.

"Lo hicieron antes del ramadán porque sabían que después vuelven los contadores a cero", comenta Zak, el consejero cultural empleado por el Pentágono para servir de "puente" entre los presos y sus carceleros.

Ahora, "ellos son obedientes, que es lo que se quiere, que dejen a los guardianes tranquilos", agrega el consejero, que considera que los prisioneros "utilizan la religión como un arma".

"Nos escupen en la cara", cuenta, vacilante, Joshua Holmes, un guardia del campo 5. "Tuvimos algunos lanzamientos (de orina o excrementos), agresiones o de cosas por el estilo (...), pero nada grave".

Un enfermero recibió un puñetazo tratando de intubar a un huelguista de hambre, relata "Hermione" del servicio médico, que se esconde tras este nombre ficticio a la hora de ver a los detenidos.

Pero incluso si "te lanzan (orina) o si te escupen, no puedes dejar de hacer tu trabajo", añade el guardia James Boudreau en el campo 6, "nos han entrenado para ello, sabemos que puede suceder".

  • Comparta este artículo
Mundo

Se acaba la 'tregua' en Guantámano tras finalizar el ramadán

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota