Aresep alega que usará dinero extra para verificar calidad de buses y taxis

Por: Juan Fernando Lara 17 noviembre, 2016
El incremento en el precio de los combustibles es uno de los principales factores que explica el repunte de la inflación.
El incremento en el precio de los combustibles es uno de los principales factores que explica el repunte de la inflación.

El año entrante, los costarricenses tendrán que pagar casi ¢1.000 millones más para la fiscalización de la calidad de servicios como electricidad, agua, bus, taxis y venta de combustibles.

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) elevará a ¢15.354 millones el canon que cobra a unos 70 proveedores para financiar sus labores de regulación en servicios.

Dicho monto, que es cargado por los concesionarios a las tarifas pagadas por sus clientes, representa un incremento de 6,6% respecto a los ¢14.401 millones fijados para el 2016.

La mayor partida, será para regular el transporte (¢4.565 millones) y le siguen los combustibles (¢4.006 millones).

Carolina Mora, vocera de la Autoridad Reguladora, explicó el aumento de ¢953 millones debido a que la institución planea reforzar sus programas de control el próximo año.

Detalló que habrá más gasto por nuevos proyectos de verificación de cumplimiento y de calidad en los servicios de autobús y taxi. También sostuvo que se impulsarán más programas de cercanía con el usuario desde el área de atención.

El canon de regulación es calculado por la Aresep, pero su aprobación final corresponde a la Contraloría de la República. El detalle de la recaudación por sector regulado se publicó en el diario oficial La Gaceta, el 26 de octubre.

A manos llenas
A manos llenas

Los fondos recibidos constituyen el único ingreso que tiene Aresep para financiar sus tareas y gastos, como los salarios de casi 300 empleados y el alquiler de la sede donde opera, en oficentro Multipark, en Guachipelín de Escazú, el cual ha costado $6,2 millones desde que se pasaron allí en el 2011.

Entre el 2014 y el 2017, el costo del canon creció en ¢5.202 millones (51%).

Críticas. La expectativa de recaudación para el año entrante ya generó críticas en dos de los sectores supervisados por la Autoridad Reguladora.

Silvia Bolaños, vocera de la Cámara Nacional de Transportes, calificó como “exagerado” el aumento en el canon.

Alegó que los autobuseros perciben a la Aresep como “una institución que le está resultando muy costosa al país en general”. Se pagan lujos y excesos, como el alquiler del edificio donde están hoy, aunque tienen una propiedad en Sabana Sur.

”Además, para nadie es secreto que, dentro de la proyección del presupuesto del 2017, hay sumas importantes para indemnización por pérdidas de demandas judiciales, reflejo de decisiones equivocadas”, afirmó Bolaños.

Con respecto a este último tema, la portavoz de la Autoridad Reguladora sostuvo que la partida para cubrir litigios “prácticamente se mantiene” igual para el año próximo.

Rubén Vargas, de la Unión Costarricense de Taxistas, condenó las pretensiones de la Aresep y se declaró preocupado porque, según manifestó, el “Estado se volvió demasiado voraz” “Vemos a Aresep cobrarnos estas sumas y, francamente, para lo que hace, es mucho. Cree (Aresep) que con poner rótulos a la orilla de la carretera se gana el canon. Le pedimos controlar el transporte ilegal y no lo hacen”.