Iniciativa del Movimiento Libertario daría a acceso a eventuales competidores a puerto petrolero y poliducto de Refinadora

Por: Juan Fernando Lara 1 febrero
Así se vería el nuevo muelle petrolero de Moín, una vez terminado en junio del próximo año, según los cálculos de la Refinadora. | DISEÑO CORTESÍA DE RECOPE.
Así se vería el nuevo muelle petrolero de Moín, una vez terminado en junio del próximo año, según los cálculos de la Refinadora. | DISEÑO CORTESÍA DE RECOPE.

San José.

El proyecto de ley que sería sometido a referendo y que propone abrir el mercado de los combustibles, obligaría a la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) a compartir su infraestructura actual con posibles empresas competidoras.

Se trata de una iniciativa del Movimiento Libertario, la cual fue retomada para consulta por un grupo de ciudadanos denominado Ya no más Recope.

Este martes, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) autorizó a sus promotores la recolección de firmas para la consulta. Son necesarias 165.000 rúbricas que corresponden al 5% del padrón electoral.

De llegarse a celebrar el referendo e imponerse el sí, el proyecto se convertiría automáticamente en ley de la República; explicó esta mañana Andrei Cambronero, letrado del TSE.

Sara Salazar, presidenta ejecutiva de Recope, comentó sobre el tema lo siguiente: "vivimos en una democracia y el derecho al referendo es un derecho que asiste a la ciudadanía, fuera de ello no podrá agregar. Creo que la obra-país de tener hoy un sistema nacional de combustible debe valorarse mucho. Debemos recordar que esta infraestructura abarca una serie de instalaciones que nos ha venido dando los combustibles a lo largo de las décadas y eso pertenece a los costarricenses, no a Recope".

Preguntas claves
Preguntas claves

La funcionaria se abstuvo de referirse a si Recope estaría en condiciones de competir en un eventual escenario de mercado abierto a la competencia. La funcionaria solo comentó al respecto que iba a ser el norte de la empresa seguir ofreciendo su servicio de la mejor manera posible procurando que los precios se ciñan a los costos operativos de importar y distribuir los hidrocarburos en país.

La jerarca de Recope recordó también que el precio internacional de los derivados del petróleo es uno de los factores más importantes que incide en los precios locales de los combustibles junto con el rubro de impuesto único a los combustibles.

Aquel plan propone eliminar el monopolio de Recope, lo que permitiría a otros agentes económicos distribuir y comercializar hidrocarburos en Costa Rica. La Refinadora sería un actor más en ese mercado.

Sin embargo, para que haya competencia efectiva, el proyecto indica que sería necesario valorar la eliminación de barreras de entrada al mercado. Una de ellas sería el acceso al puerto petrolero que la empresa pública construye en Moín, Limón, donde atracan los buques que transportan a Costa Rica los hidrocarburos.

El documento incorpora un capítulo sobre ese puerto petrolero, en el cual se propone trasladar la operación del mismo a la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) y declarar como servicio público el uso de esa terminal.

El efecto perseguido es evitar una "discriminación comercial" sobre el uso de la terminal. Así, Recope y cualquier otro agente económico en el mercado tendría que pagar lo correspondiente por los servicios de uso de ese puerto.

Otro punto del texto se refiere a la red de más de 533 kilómetros de poliducto. El proyecto propone que la administración de esa infraestructura (hoy en manos de Recope) se le traslade al Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).

La idea, como en el caso del puerto petrolero, es que el poliducto sea de acceso a todos los agentes económicos interesados en trasegar combustible, los cuales también pagarían por el uso deldel mismo.

La iniciativa de ley plantea la posibilidad de que estos eventuales competidores puedan construir ramales hacia instalaciones propias a partir del poliducto central. Para ello; sin embargo, se propone que el Minae elabore estudios para establecer límites a la extensión del ramal.

Otto Guevara, jefe de la fracción libertaria y autor del texto, señaló que el proyecto obligaría a quien ingrese al mercado a construir sus propios tanques de almacenamiento.

Desde su punto de vista, de convertirse en ley, el primer efecto visible de la apertura sería el ingreso de gas licuado para cocinar transportado con cisternas, el cual ingresaría por las fronteras de Nicaragua y Panamá.

"Esa, opino, sería la primera manifestación de esa apertura. Recope tendrá entonces que empezar a reaccionar para prevenir que no se le vayan consumidores de gas para cocinar. También empezará a ingresar diésel y gasolina por las fronteras, donde se haría el pago del impuesto único a los combustibles", expresó el legislador.

Según Guevara, a mediano plazo podrían llegar al país inversiones más grandes para la importación de combustibles y su trasiego.

Luego de la autorización para recolectar firmas, la Dirección General de Registro Electoral debe diseñar el formulario correspondiente.

Ese formulario tiene que publicarse en el diario oficial La Gaceta con la leyenda: "Respaldo la convocatoria de un referéndum para que la ciudadanía apruebe o impruebe el proyecto de ley Apertura del Monopolio de la Refinadora Costarricense de Petróleo".

De acuerdo con la legislación sobre el referendo, estas consultas no se pueden realizar en los seis meses anteriores ni en los seis posteriores a una elección nacional, sea presidencial o municipal.