2 julio, 2014

Durante el próximo año y medio, el método que usa la Aresep para fijar el precio de los combustibles no será tocado por el Gobierno.

Eso, a pesar de los cuestionamientos y críticas que ha lanzado, al respecto, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís. Al ese tema se refirió ayer Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia.

Lo anterior significa que el precio de los hidrocarburos variará, según la fórmula vigente: dependiendo del precio internacional del crudo, los costos de operación de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y los impuestos.

“Lo que estamos buscando son alternativas, que no podrán ser en el corto plazo, porque los costos están comprometidos, sino a futuro, para ver cómo se le quita ese costo”, declaró el ministro Jiménez.

Recope solicitó, el 23 de junio, un aumento de ¢28 por cada litro de gasolina súper y regular, a partir de este mes. Le pidió a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) que el litro de súper se incremente de ¢787 a ¢815 y que el de regular suba de ¢761 a ¢789.

Controversia. Esa petición molestó a los costarricenses y al mandatario Solís, quien le solicitó al regulador general, Dennis Meléndez, una explicación sobre el método que utiliza para fijar esos precios. También le exigió propuestas para abaratarlos a corto plazo.

Meléndez respondió, pero su propuesta, a criterio de Solís fue omisa, poco clara e incluso contradictoria. La iniciativa del regulador –la de eliminar el impuesto único– fue calificada por el gobernante como inviable y riesgosa para la economía.

A pesar de lo “urgente” de este tema en la agenda del Ejecutivo, Jiménez informó de que no se cambiará la metodología para fijar los precios en los próximos 18 meses.

La discusión de posibles alternativas, sin embargo, se iniciaría en agosto con una comisión que ordenó crear el Gobierno, con tal de lograr consenso entre los sectores de energía y combustibles.

Las medidas que recomiende la comisión, aseguró Jiménez, serán públicas “a más tardar” en enero del 2015.

En caso de que se decida modificar la metodología, los cambios se aplicarían hasta en el 2016.