Arzobispo de San José presidió ceremonia en que les confirió el acolitado este martes

 18 diciembre, 2013

Un total de 19 hombres acompañados de sus esposas, hijos y otros familiares llegaron la noche de este martes al paso previo (acolitado) en su camino por constituirse como los primeros diáconos permanentes de la arquidiócesis de San José.

La ceremonia se realizó en el Templo Votivo del Sagrado Corazón de Jesús, ubicado en Barrio Francisco Peralta. En ella se les entregó simbólicamente el cáliz a cada uno.

La Arquidiócesis de San José entró en un proceso de apertura para los laicos casados que les permite ser parte del clero dentro de la figura definida como diaconado permanente.

El anterior arzobispo de San José, Hugo Barrantes, consideró prudente implementar ese diaconado en la arquidiócesis de San José y este martes el nuevo arzobispo, José Rafael Quirós, encabezó la ceremonia.

Con el paso recibido este martes, en la misa del próximo domingo los nuevos acólitos podrán revestirse con un alba o túnica y un cíngulo (cordón en la cintura) para ayudar al sacerdote en el altar, incluso a preparar los vasos sagrados con el vino, el agua y las hostias que el cura consagra minutos después.

Este grupo de 19 hombres casados, lleva años de preparación para servir en sacramentos, misiones y otras labores de la Iglesia. Aquí con el Arzobispo José Rafael Quirós y los sacerdotes Guido Villalta y Manuel Salazar.
Este grupo de 19 hombres casados, lleva años de preparación para servir en sacramentos, misiones y otras labores de la Iglesia. Aquí con el Arzobispo José Rafael Quirós y los sacerdotes Guido Villalta y Manuel Salazar.

El presbítero Manuel Eugenio Salazar, director del Centro Arquidiocesano del Diaconado Permanente, dijo que el grupo inicial superaba los 100 aspirantes, pero poco a poco se redujo hasta quedar en 19.

Un mecánico, contadores, comerciantes y otros trabajadores son parte del grupo que tendrá a corto plazo la potestad conferida por la Iglesia de presidir funerales, casar, bautizar y leer el evangelio en las misas, entre otras funciones que hoy son ejercidas por los sacerdotes.