Cantones lograron consenso; AyA podrá aumentar el caudal para los atenienses

 18 octubre, 2014

El conflicto por el agua entre Grecia y Atenas llegó a su fin: los griegos permitirán al AyA llevar más agua a los atenienses con la condición de que se proteja, en conjunto, la naciente en el distrito Tacares.

Cada poblador de los cantones Atenas, Grecia y Poás deberá pagar un monto extra (aún por definir) en su recibo mensual de agua que servirá para comprar y proteger las zonas de recarga poaseñas y las del parque Los Chorros, en Tacares.

Ese fue el acuerdo al que llegaron el jueves los representantes del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) y los alcaldes de los tres cantones que se benefician de las nacientes.

Esto marca el fin del conflicto que surgió a finales de 2012, cuando, a raíz de la escasez de agua en Atenas, el AyA decidió arrancar con un proyecto (adjudicado a la constructora MECO) para ampliar la tubería de captación en Los Chorros.

Según la concesión vigente, los atenienses reciben 61 litros por segundo (L/s), mientras que 42 L/s se reparten entre Carrillos –de Poás– y Tacares. El AyA pretende aumentar en 58 L/s el caudal para Atenas.

La nueva orden de inicio del proyecto –prorrogada ya dos veces por falta de consenso– está programada para el 10 de noviembre.

Yamileth Astorga, presidenta del Instituto, declaró que comenzarán con la primera fase, que es reparar calles y aceras en distintos tramos de Tacares (intervenidas por MECO en el 2013) y colocar tuberías a lo largo de unos ocho kilómetros.

Esta fase concluiría en febrero e incluye el arreglo de fugas y la conexión a un pozo adicional en Atenas que aportará seis litros por segundo (L/s). Mas esta no es la solución definitiva; los atenienses recibirán 11 L/s, de los 25 L/s que les faltan para superar la actual crisis.

Esos 25 L/s les llegarían dentro de año y medio, estimó Astorga. Aún está falta sacar a licitación la segunda fase, que consiste en ingresar al parque y concretar, a mano, las conexiones con la tubería.

Un alivio. Adrián Barquero, alcalde de Grecia, y Grígory Chaves, líder de la comisión de Tacares, se manifestaron optimistas tras la conclusión del prolongado conflicto.

“Ya con la tarifa hídrica, podremos proteger el parque; eso es lo que más nos preocupaba. El miércoles definiremos el cronograma para concretarlo”, dijo Barquero.

El alivio lo compartió Querima Bermúdez, alcaldesa de Atenas. El 60% de su cantón (18.000 personas) sufre de racionamientos de agua.

“Damos un voto de confianza al Gobierno y al AyA. Lograron avances, pero hasta que no veamos el arranque de obras y tengamos el agua, no habrá seguridad”, dijo.