Por: Mercedes Agüero 18 abril, 2013

Dos horas y media de discusión en el ICE sobre el plan para extraer energía en el Parque Rincón de la Vieja, dejaron en evidencia la falta de consenso.

En el foro realizado ayer en la sede del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), en Sabana Norte, participaron representantes del gobierno, de la Asamblea Legislativa, del ICE y ambientalistas.

Los expositores coincidieron, con reservas, en que la producción geotérmica en ese parque nacional es una alternativa para atender la demanda futura de la energía eléctrica en el país. Cómo hacerlo es lo que genera grandes divergencias.

La propuesta de ley presentada por el diputado José María Villalta, del partido Frente Amplio, plantea segregar unas 1.000 hectáreas del parque para que el ICE desarrolle el proyecto.

Esto se haría con estudios que garanticen que no es una área única y puede ser compensada.

Villalta dijo que, independientemente del modelo que se utilice, el asunto deberá ser ampliamente discutido y consensuado.

Alejandro Masís, director del Área de Conservación Guanacaste, apuesta más por una autorización al ICE para que entre al parque y no por una segregación.

Mauricio Álvarez, presidente de la Federación Ecologista (Fecon), abogó porque se exploren otras opciones para la geotermia. Por ejemplo, citó políticas para disminuir la demanda energética nacional con planes de ahorro y de uso eficiente del recurso.

Teófilo de la Torre, presidente ejecutivo del ICE, fue enfático en que si no hay a geotermia , la única alternativa es la producción de electricidad con combustibles, más cara y contaminante. De la Torre aclaró que el proyecto se podría desarrollar en un área menor a las 1.000 hectáreas propuestas.

El ministro de Ambiente y Energía, René Castro, contó que países como Kenia e Islandia, han desarrollado con éxito proyectos de este tipo en áreas protegidas.