25 agosto, 2016

Tener deudas acumuladas de más de ¢60.000 con la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) causó que a 818 clientes de Desamparados les suspendieran el servicio eléctrico.

Fuerza y Luz realizó una “mega intervención de cortes” el 28 de julio, pues los abonados residenciales y comerciales debían ¢79.7 millones.

Como resultado, unos 650 morosos cancelaron deudas por ¢72 millones.

En la intervención trabajaron 32 técnicos, quienes se concentraron en el centro de Desamparados y en varios barrios aledaños.

Adán Marchena, subdirector de Comercialización de la CNFL, explicó que antes de hacer los cortes la entidad insta a cancelar las deudas mediante llamadas, correos electrónicos y mensajes de texto. Si no obtienen una respuesta positiva, realizan la suspensión.

“Y ahí es donde hay que ir subirse en una escalera”, dijo.

Además de Desamparados se han hecho cortes masivos en Belén, Paso Ancho y San Sebastián. Marchena explicó que pese a que por ahora no hay más operativos planeados, se harán en cuanto se identifiquen zonas con una alta morosidad.

Desamparados es la sucursal más grande de la CNFL, con más de 121.000 abonados.

Fotos cortesía de la CNFL.

Etiquetado como: