Desechos se rebalsan, contaminan río San Isidro y generan malos olores

Por: Alejandro Méndez Leiva 23 febrero, 2013

Pérez Zeledón. La contaminación en el río San Isidro, los males olores y la incapacidad para procesar los desechos líquidos seguirán por tiempo indefinido en este cantón.

Esto porque el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) sigue usando una laguna de oxidación que dejó de funcionar hace casi 20 años en el distrito de San Isidro de El General.

Este sistema de tratamiento de aguas negras ubicado al sur de este poblado recibe las aguas negras de cerca de 12.000 personas, cuando originalmente fue diseñada para 3.000 habitantes.

Los olores emanados por la laguna afectan la vida de quienes habitan cerca. Según los vecinos, en temporada de verano el olor se vuelve más fuerte y el viento ayudan a propagarlo.

“Es desagradable, hay momentos en que uno tiene que abrir las puertas para salir de la casa por el fuerte olor, lo peor de todo es que uno no ve que realicen algún trabajo o algo para solucionar este problema” explicó Édgar Valverde, en barrio Las Américas.

Vecinos y comerciantes aseguran que han tratado de dialogar con funcionarios del AyA, sin embargo nunca han tenido respuesta a las cartas enviadas a la entidad.

Héctor Fallas, presidente de la Cámara de Comercio regional y vecino de Las Américas, asegura que en los próximos días podrían recurrir a la Sala Constitucional.

“Desde inicios del 2011 le enviamos una carta a Óscar Núñez quién era presidente del AyA, y nunca nos contestó. También tratamos de comunicarnos con funcionarios locales pero nos pasó lo mismo, no podemos seguir aguantando el problema” dijo Fallas.

Ministerio de Salud atado. Los mismos vecinos recurrieron en enero al Ministerio de Salud para que intercediera en busca de solución a esta problemática; pero en la institución aseguran que es imposible tomar medidas contra AyA.

Gustavo Rodríguez, director del Área Rectora de Salud, explicó que en una inspección confirmó la contaminación del río San Isidro.

El funcionario manifestó que es imposible clausurar la laguna debido a que esta forma parte de un sistema colector, y que tendrían que clausurar la actividad que genera la contaminación.

“No podríamos hablar de una clausura puesto que esto no es un establecimiento común sino que la laguna representa la etapa final de un sistema colector, y lo que habría que clausurar es la actividad que genera las aguas residuales. En este caso las casas, y eso no es posible” afirmó Rodríguez.

Desde el 28 de enero se enviaron consultas al correo de Guillermo Sánchez, director regional del AyA, pero aún no responde.