Tras cierre de pozos por parte del Ministerio de Salud se abren otros, pero también presentan el problema

 23 abril, 2015
Los vecinos tienen que recoger agua de quebradas ante la contaminación con arsénico.
Los vecinos tienen que recoger agua de quebradas ante la contaminación con arsénico.

Más de 2.500 pobladores de cerro Cortés y San José de Aguas Zarcas de San Carlos afrontan problemas de acceso al agua potable que se acentuaron en las últimas semanas.

El agua con arsénico representa un riesgo severo para la población y por eso el Ministerio de Salud cerró esas fuentes. Ante ello, el acueducto local tuvo que abrir dos pozos artesanales para continuar brindando el servicio, sin embargo también tenían presencia de arsénico.

Al cerrarse esos dos pozos se abrió un tercero para los 660 abonados, el cual generaba 25 litros por segundo, sin embargo, hace tres meses el Ministerio de Salud cerró dicho pozo por el mismo problema de contaminación. Por tal motivo al acueducto debió abrir dos pozos pequeños y comenzar a racionar el agua.

Tras el cierre, el agua no alcanza y de cortes ocasionales en el servicio se pasó a un faltante diario del líquido.

Actualmente hay decenas de familias que durante cinco días no recibieron agua. Este miércoles el líquido comenzó a llegar 3 horas diarias, pero llega sucia y no puede ser utilizada.

El poco líquido que reciben llega sucio a los pobladores de San José de Aguas Zarcas y cerro Cortés, San Carlos.
El poco líquido que reciben llega sucio a los pobladores de San José de Aguas Zarcas y cerro Cortés, San Carlos.

La escasez de agua provocó una alerta sanitaria después de que parte de la población sufrió trastornos en la salud.

Muchos de los afectados son los estudiantes; en la escuela se reportan recurrentes ausencias de los escolares, debido, principalmente, a problemas estomacales.

La situación obligó a los vecinos a recolectar agua para lavar, limpiar, cocinar o mantener el aseo en los servicios sanitarios. Los demás habitantes han tenido que trasladarse a otras comunidades a recoger agua potable.

Los de menos recursos, recurren a recoger agua de quebradas y hasta de los caños, agua que utilizan para hacer algunos de los quehaceres del hogar.

Las autoridades del acueducto reconocieron que enfrentan serios problemas desde que se detectó el arsénico en el agua y más recientemente por la contaminación.

Katia Campos, del acueducto rural, encargado de la distribución del agua en esas comunidades, expresó que tras los serios inconvenientes tuvieron problemas en el suministro de agua potable a los más de 2.500 vecinos de esas dos comunidades.

Agregó que la crisis no es sencilla de resolver y que están distribuyendo agua en un camión cisterna mientras intentan resolver el faltante de agua.

La funcionaria añadió que recientemente el Ministerio de Salud realizó análisis del líquidi en el pozo grande para determinar si ya no está contaminado. La próxima semana el acueducto será notificado de los resultados de esos análisis.