Abogado de 40 años irá con doble postulación, por la silla presidencial y por la primera diputación por San José

Por: Aarón Sequeira 11 junio
El abogado Sergio Mena fue ratificado como candidato de Nueva Generación, tanto para presidente como para diputado en el primer lugar de San José. Con él, su primera vicepresidenta, Sol Echeverría; su esposa, Eullani García, y el candidato a segundo vicepresidente, Edgar Oviedo.
El abogado Sergio Mena fue ratificado como candidato de Nueva Generación, tanto para presidente como para diputado en el primer lugar de San José. Con él, su primera vicepresidenta, Sol Echeverría; su esposa, Eullani García, y el candidato a segundo vicepresidente, Edgar Oviedo.

Ratificado este domingo como candidato presidencial del Partido Nueva Generación (PNG), el abogado Sergio Mena subirá a más de $1 millón la inversión para pelear, por segunda ocasión, la Presidencia de la República, monto que calificó como el gasto más elevado que habrá hecho la agrupación política fundada por él en el 2012.

En un acto realizado en un hotel josefino, Mena presentó algunas líneas de su propuesta, tanto en la sesión de la asamblea partidaria que lo ratificó, como en una conferencia posterior, donde respondió que su objetivo es hacer el país viable y, como uno de sus primeros objetivos, espera reformar el Reglamento de la Asamblea Legislativa.

Según Mena, no se puede permitir que un instrumento como ese reglamento permita que un solo diputado bloquee las iniciativas de los demás partidos.

El abogado, exdiplomático y exregidor municipal de Montes de Oca, lleva doble sombrero para las elecciones del 2018, el de aspirante presidencial y también otro como candidato a diputado en el primer lugar de San José, uno de los puestos más seguros para que un partido pequeño pueda llegar a Cuesta de Moras.

Este domingo también fueron ratificadas las papeletas del PNG de las demás provincias, donde resalta la jefa de Seguridad del Congreso, Magaly Camacho, como aspirante a legisladora en el primer lugar de Cartago. Anteriormente, Camacho era simpatizante del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), del legislador Óscar López.

Entre lo que expresó, tanto en su discurso como en la conferencia posterior, Mena críticó a los partidos "tradicionales" y dijo que las ideas que él defiende buscarán hacer viable el país, tanto en cuestiones económicas como laborales.

Cuestionado sobre si apoya las reformas al empleo público, propias o las existentes en el Congreso, adujo que no está de acuerdo en que se toquen derechos adquiridos por los funcionarios gubernamentales.

"Atacando los salarios de los 300.000 empleados públicos no es como se solucionan los problemas del país", apuntó y aseguró que, para él, es prioritario atacar el trabajo informal, abriendo posibilidades en los sectores público y privado, de que se trabaje medio tiempo y con teletrabajo.

Pero no solo la reforma al empleo público estará fuera de la agenda del Partido Nueva Generación. Mena también dijo que no darán espacio para iniciativas como permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo o para legalizar el uso de la marihuana con fines medicinales.

Añadió que esa decisión es por asuntos de "fé y ética" y que si 40 diputados aprueban la marihuana medicinal, él tendría que conversar con su partido sobre las consecuencias de esa decisión.

Mena también atacó promesas electorales de sus rivales, como la de Rodolfo Piza, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), de construir un metro en el país, pues dijo que no es factible algo que ni siquiera tiene los permisos. En ese sentido, aseguró que solamente la iniciativa para construir un Tren Rápido de Pasajeros (TRP) ya cuenta con autorización en el Ministerio de Planificación y Política Económica (Mideplán).

"Las presas van a continuar hasta que se regule la importación de los vehículos. A mí me da miedo decir que voy a hacer más calles, porque eso significa más presas. Tampoco podríamos hablar de ciclovías, porque no en todas las calles es viable hacerlas", comentó.

Afirmó que para mejorar el transporte en autobuses es necesario sentar a los empresarios y cooperativas de transportes para hacer alianzas.

Para mena, construir mejor infraestructura vial para por "construir" alianzas público-privadas, pero también dice estar de acuerdo en que el Gobierno haga fideicomisos y concesión de obra pública.

Ratificado como candidato presidencial, Mena presentó su fórmula de vicepresidentes, con Sol Echeverría Hine en la primera vicepresidencia y a Edgar Oviedo Blanco en la segunda.

Según Mena, la solución al problema fiscal actual no está en incrementar los impuestos, pues argumenta que se puede mejorar la situación del empleo al regionalizar la mano de obra, en el sentido de mejorar las posibilidades laborales en todo el país y aumentar la cantidad de contribuyentes del sistema de seguridad social.

"Vamos sin ideologías extremistas, tenemos que ayudarnos entre todos", comentó.

En cuanto al financiamiento para lograr que su apuesta tenga éxito, Mena afirmó que sus donantes son públicos y que harán actividades por todo el territorio nacional para lograr un financiamiento sólido.