Realizaron trasplantes de riñones, hígado y corazón

Por: Patricia Recio 10 marzo, 2015

Cuatro mujeres recibieron una nueva esperanza de mejorar su calidad de vida, gracias a la donación de órganos de un donante cadavérico.

Las cuatro mujeres que recibieron los órganos se recuperan satisfactoriamente.
Las cuatro mujeres que recibieron los órganos se recuperan satisfactoriamente.

María Josefa Campos Estrella, Ana Flores Murillo, Lidia Jiménez Zúñiga y Maribel Romero Villegas, recibieron un hígado, corazón y riñones (respectivamente), durante una jornada de trasplantes catalogada como un hito en el país, por autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social, quienes aseguran que es la primera vez que se realizan cuatro trasplantes con órganos de un solo paciente y en un mismo día.

Para esto, explicó la presidenta de la Caja, María del Rocío Sáenz se activó de inmediato el plan institucional que puso a correr a cuatro equipos quirúrgicos y se llamó de urgencia a las pacientes quienes se encontraban en sus casas.

Por su parte el director del centro médico, Arnoldo Matamoros mencionó que solo en lo que va del año, el hospital ha realizado nueve trasplantes de órganos (dos de corazón, uno de hígado y seis de riñones).

Aunque la legislación actual no permite revelar datos sobre el donador, el doctor Rodrigo Chamorro explicó que usualmente los donantes fallecen tras accidentes traumáticos o derrames cerebrales, donde se les diagnostica muerte neurológica.

Nueva vida.Las cuatro pacientes que recibieron los órganos, se mostraron agradecidas con la familia del donante, pese a que no se les revela la identidad de estas y dijeron que esta acción les representó una nueva oportunidad de vida.

María Josefa Campos, tenía dos años y medio de estar esperando un hígado, tras ser diagnosticada con cirrosis.

La vecina de Barrio Escalante contó que cuando la llamaron no sabía que hacer.

"Mi familia es de Upala, cuando me llamaron yo tenía una hora de haber llegado a la casa de mis papás y tuvimos que correr para regresarme de inmediato y estar al día siguiente en el hospital a las cuatro de la madrugada para alistarme para la operación", contó .

Lidia Jiménez, confesó que el deterioro que le había causado la su lucha con la enfermedad renal crónica que padecía, la hizo perder la esperanza de encontrar un donador. Ella debía realizarse diálisis tres veces al día y tenía 11 meses esperando un nuevo riñón.

La mujer de 51 años y vecina de Guadalupe, aseguró que la llamada para informarle sobre la posibilidad de un donante le causó una gran alegría, pues significó recuperar su calidad de vida.

"Era la esperanza de seguir adelante y recuperar una vida normal", afirmó.

Maribel Romero, quien también recibió un riñón, contó que la enfermedad (insuficiencia renal crónica con hipercalcinosis) la acompañaba desde los 13 años, y tenía más de dos años de esperar un trasplante.

La llamada del 3 de febrero, era la quinta, tras cuatro intentos fallidos por recibir un nuevo órgano.

La mujer, de 37 años aseguró que tras la cirugía se siente viva nuevamente y le devolvió la oportunidad de dedicarse de lleno a su familia y a cuidar a sus hijos de 17 y 2 años.

Por último, Ana Flores fue quien recibió uno de los órganos más difíciles de sustituir. Una enfermedad denominada miocarditis (inflamación del corazón), que es una bacteria que provoca una inflamación del corazón, dejaba en el trasplante su única opción de continuar viviendo.

"Cuando me dijeron que tenía la infección, que ya no había nada que hacer, le dije a mi esposo que me llevara a morir a la casa, pero luego me fui esperanzando, me entregué a Dios y el día que me llamaron me preparé espiritualmente, le dije a mis hijos que estuvieran tranquilos", relató la mujer de 52 años y madre de tres hijos.

El director del hospital, Arnoldo Matamoros, aseguró que todas las pacientes fueron dadas de alta por sus buenas condiciones de salud, pero ahora deben seguir con el tratamiento de rehabilitación y los cuidados para garantizar una excelente recuperación.

Lista de espera.La presidenta de la Caja, aseguró que si bien la cantidad de donaciones con pacientes cadavéricos ha aumentado, pues de 36 trasplantes que se han hecho este año, 26 son de una persona fallecida, aún hay 759 personas en lista de espera por un órgano.

De esta cifra, la mayoría corresponde a córneas (560 personas), seguido de riñón (146 personas), hígado (45 personas) y dos pacientes esperan un corazón.

Sáenz resaltó la importancia de que las personas manifiesten su voluntad de donar y aseguró que Costa Rica es uno de los países más exitosos en materia de trasplantes, pues más del 80% de los pacientes siguen vivos tras ser trasplantados luego de cinco años.

El año pasado, la Caja realizó 344 trasplantes.